24 octubre, 2020

Cerca de 1.400 deshaucios durante el estado de alarma pese a la paralización de la justicia

Antes del inicio de la pandemia se producían una media de 250 desahucios al día, cifra que podría agravarse por la crisis económica derivada de la Covid-19
stop desahucios
Desde que se formó el gobierno progresista se han producido más de 11000 desahucios. (Archivo)
R@MBLA

A pesar de la completa paralización de la actividad judicial en toda España  producida del 14 de marzo al 4 de junio, en el segundo trimestre de 2020 se han producido 1.383 desahucios. El viernes 25, se publicó el informe “Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales” que la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, donde se muestran los datos oficiales sobre desahucios en el segundo trimestre de este año.

1.383 desahucios, en tan poco espacio de tiempo y en la situación de pandemia que sufrimos, sigue siendo una cifra escandalosa que reafirma la necesidad de un Real Decreto que sea una morato real para todo tipo de desahucios. Un Decreto más amplio de miras que el que quieren prorrogar mañana. De no ser así, la sangría social que sufriremos a corto plazo con la reactivación de los 250 desahucios diarios pre estado de alarma, sumados a los que se provocaran a causa de la actual crisis, será insostenible y pondrá más vidas en juego que nunca.

El Gobierno Progresista es ahora el único culpable de los desahucios. El contador de la vergüenza sigue avanzando y ya supera los 11.000 desahucios en el tiempo que llevan de Gobierno. Más que nunca es la hora de pasar de las palabras a los hechos. Si el Gobierno Progresista piensa realmente en no dejar a nadie atrás, debe empezar por dejarse de medidas ineficaces y decretar una moratoria real que frente todo tipo de desahucios.

Siendo cierto que los lanzamientos practicados descendieron un 90,6% en el segundo trimestre de 2020, como consecuencia de la alerta sanitaria por COVID-19,  también es cierto que ni de lejos es debido a las medidas urgentes impulsadas por el Gobierno. La situación extraordinaria que vivimos ha provocado una disminución de todos los indicadores, diferentes a las de cualquier otro periodo anterior, dificultan extraer conclusiones de los datos que se presentan, por lo que se aconseja tomar con cautela las variaciones interanuales.

La realidad es obvia. Llegamos al estado de alarma con una media de 250 desahucios diarios, desahucios que se quedan fuera de cualquier tipo de protección ante unos Decretos pensados solo para casos de vulnerabilidad provocados por la COVID-19, que aun así dejan a un amplio sector de la sociedad fuera.

Si el tamaño medio del hogar en España se situó en 2,5 personas en 2009, según el INE, la emergencia habitacional habría afectado a 2 millones y medio de personas, que nos permite afirmar, sin riesgo de dudas, que nos encontramos ante una auténtica lacra que se ha enquistado en la sociedad española y que exige medidas urgentes, la creación a corto y medio plazo del parque público de viviendas que pueda hacerle frente así como una Ley que garantice el derecho a la vivienda para la ciudadanía.

Real Time Web Analytics