Una sentencia de la Audiencia de Málaga suspende la condena a dos policías municipales de Estepona que violaron a una chica de 18 años a cambio de que realicen un curso de educación sexual. La sentencia llega después de que las acusaciones, la Fiscalía y las defensas llegaran en abril a un acuerdo para que la condena fuera de 2 años de cárcel y pudiera suspenderse si hacen el curso. La víctima recibirá 80.000 euros de indemnización.

El contraste de este acuerdo con las peticiones anteriores es más que notable: la Fiscalía había pedido 30 años de cárcel por violación, y la acusación particular, 33, porque, además, según explicitan, la obligaron a tomar cocaína.

Los hechos ocurrieron en junio del 2018, cuando la chica, que es de Madrid, acudió con una amiga y un amigo a la segunda residencia de los padres en Estepona para celebrar que había terminado el bachillerato. Fueron a una discoteca y, a las 6 de la mañana, cuando volvían, pararon el coche porque vieron delante a un coche de la Policía Local estacionado, en el que estaban los dos acusados.

Según relata la sentencia, los policías se acercaron hasta el coche de la víctima y les exigieron que salieran y cogieran un taxi porque presentaban señales de embriaguez. A cambio de no ponerles una multa, le pidieron el número de teléfono a la víctima, que se negó, pero el amigo sí que se lo facilitó.

Así, fueron en taxi hasta casa, y los policías se presentaron horas más tarde con la intención de llevarse a la víctima a casa de uno de ellos. Como se negó, subieron al piso con los tres jóvenes.

El relato de la sentencia considera probado que, una vez en el piso, ambos policías, vestidos aún de uniforme, desnudaron a la chica y la penetraron sin su consentimiento, uno en la cocina y el otro en una habitación. La otra chica salió corriendo del piso y consiguió avisar a la Policía Nacional.

Revictimización

Según avanzó El Periódico, el acuerdo entre las partes habría llegado porque la chica, que ha necesitado tratamiento psicológico y psiquiátrico por estrés postraumático, quería evitar tener que revivir la experiencia durante el juicio. También recogen que los jóvenes no se enfrentaron ni contradijeron a los policías, de 40 y 41 años, porque les daban miedo.

La sentencia de los dos años de prisión incluye libertad vigilada durante 5 años y la prohibición de comunicarse con la víctima o acercarse a ella a menos de 500 metros durante 10 años. También la inhabilitación por el mismo período para desempeñar trabajos o cargos públicos, lo que debería implicar la expulsión del cuerpo de la Policía Local de Estepona, que todavía los mantiene solamente en suspensión de empleo y sueldo.

Esta sentencia ha rebajado el relato de los hechos de agresión sexual a abusos sexuales, afirmando que la víctima no ofreció resistencia ni la forzaron para mantener relaciones sexuales.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: