Jèssica Albiach y Pere Aragonès. (Parlament)

La ley de presupuestos de la Generalitat para 2022 ya ha superado el primer obstáculo. Pere Aragonès llegaba al debate de este lunes sabiendo que podría tramitarse, porque ha sido el propio presidente de la Generalitat quien ha cerrado un acuerdo con los comunes, lo que ha vuelto a tensar las costuras de la coalición de gobierno.

Para que las enmiendas no salgan adelante y, por tanto, las cuentas continuaran el camino hacia la aprobación, el gobierno necesitaba este lunes más votos en contra de las enmiendas que a favor. Habían presentado enmiendas a la totalidad de los presupuestos los grupos del PSC-Units, Vox, la CUP, Ciutadans y el PPC. Los comunes retiraron la suya, y se abstuvieron en el resto para conseguir hacerlas decaer.

Superado este primer trámite el objetivo del gobierno es aprobar los presupuestos del próximo año antes de Navidad. Estos son los primeros presupuestos del gobierno de Aragonès y deben sustituir a los del 2020, actualmente prorrogados, y que la cámara aprobó el 24 de abril del año pasado.

El precio que ha pagado el Govern para salvar los presupuestos ha sido el enésimo enfrentamiento del bloque independentista. Tras el portazo definitivo que dio la CUP el sábado a la tramitación de las cuentas, ERC, con el presidente Aragonès al frente, cerró un acuerdo con los comunes del que informó este lunes. Un acuerdo que ha molestado a Junts.

Consejeros de ERC abandonan el hemiciclo

La división de Esquerra y Junts per Catalunya se hizo evidente durante la intervención del diputado Joan Canadell, que provocó las quejas del presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, al vicepresidente Jordi Puigneró durante el pleno. En el vídeo, no se puede escuchar lo que le traslada Aragonès, pero lo hace con gestos evidentes de queja.

Posteriormente, Aragonès y la mayoría de consejeros de ERC abandonaron el hemiciclo molestos por el discurso del diputado de Junts per Catalunya. Únicamente se quedaron en el pleno la consejera de Igualdad y Feminismo, Tània Verge, y el conseller de Educación, Josep González-Cambray.

Canadell criticó que Aragonès haya pactado con los comunes para tramitar los Presupuestos y avisó de que «la vía amplia es autonomismo y el preludio de un nuevo tripartito» y que el acuerdo abre una brecha en la mayoría de ERC, Junts y la CUP.

Después de que se le pidieran más explicaciones sobre las diferencias que se hicieron evidentes en el pleno de ayer, la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, no ha ido más allá porque «no sé si ellos han hablado o no y no le puedo concretar».

Plaja ha añadido que «no ha habido nada excepcional» en la reunión de hoy porque «no se ha hablado de ello en la reunión del Govern, no he compartido nada con el presidente y no le puedo hacer ninguna valoración»; ha sentenciado.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.