Los últimos días una investigación de la Comisaría General de Investigación, liderada por la Unidad Central de Investigación en Extremismos Violentos (UCIEV), ha permitido detener a cinco miembros de los Boixos Nois relacionados con los incidentes del mes de abril antes del funesto partido contra el Eintracht de Frankfurt. Antes del partido los Mossos detectaron bates de béisbol y otras armas de madera a los radicales.

Según las investigaciones de los Mossos, los arrestados atacaron aficionados alemanes y generaron disturbios contra los equipos de orden público de los Mossos en la zona de los Jardines de Bacardí. Cuatro de los cinco arrestados, que ya están en libertad, no podrán volver al Camp Nou. El juez ha ordenado, por primera vez, una orden de prohibición de acercarse a menos de 1.000 metros de las instalaciones del FC Barcelona.

Los hechos se remontan al Jueves Santo, el pasado 14 de abril, antes del partido de vuelta de los cuartos de final de la Europa League entre el FC Barcelona y el Eintracht de Frankfurt, en el Camp Nou. Miles de aficionados alemanes se desplazaron hasta la capital de Catalunya y en torno al estadio algunos de ellos fueron agredidos con armas por los aficionados radicales del FC Barcelona. Cuando agentes del ARRO y de la Brigada Móvil de los Mossos se desplegaron para disolver a los aficionados violentos del equipo azul-grana, estos respondieron con ataques directos contra la policía, con lanzamientos de piedras, vallas y elementos pirotécnicos.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: