Un flujo constante de personas refugiadas ucranianas acude des de primera hora de este viernes hasta el centro abierto por el Gobierno en el pabellón número 7 de la Fira de Barcelona donde están ultimando el montaje del dispositivo para centralizar la primera acogida de las personas refugiadas que huyen de la guerra en Ucrania.

A primera hora ya había una 300 personas, algunas de las cuales han formado cola en la puerta del pabellón, donde les informan de que necesitan tener una cita previa a través de un teléfono que, según les han explicado, se habilitará esta tarde.

A las personas que no tienen alojamiento, Cruz Roja les ha hecho entrar en el pabellón y, tras prestarles la primera atención, las han derivado a hoteles destinados a albergar a refugiados temporalmente.

A las puertas del pabellón ferial, donde Cruz Roja ultima el montaje del dispositivo, varias traductoras explican la situación a las familias que llegan, que optan por irse y regresar cuando tengan la cita previa.

El macrocentro de acogida de refugiados ucranianos al pabellón 7 del recinto tiene 6.300 metros cuadrados de superficie y es uno de los cuatro que se han habilitado en España para hacer una primera atención a las personas que lleguen huyendo de la guerra en Ucrania.

Cómo funciona

Según el ministro de Inclusión Social, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, estos espacios gestionados por funcionarios de la Policía Nacional tienen tres funciones: tramitar, en 24 horas, toda la documentación de este estatus de acogida temporal que tendrán como refugiados.

El estatus incluye el permiso exprés de residencia y trabajo durante un año (prorrogable), y poder acceder a “todos los servicios sociales desde el primer día”, recuerda Escrivá. Esto incluye el derecho de manutención, de alojamiento, en la sanidad y la educación públicas, y al aprendizaje de la lengua.

Escrivá recuerda que este estatus de protección temporal se facilitará a todas las personas que hayan huido de Ucrania, tengan la nacionalidad que tengan, y también a los ucranianos que ya se encontraban en el estado español. En el caso del macrocentro de Madrid, un 15% de las personas que han pedido esta protección son ucranianos que ya residían en el país.

En el recinto también trabajarán funcionarios del ministerio que, con la ayuda de la Cruz Roja, facilitarán una primer acogida a los refugiados. Se les hará una entrevista para conocer sus necesidades y buscarles un lugar de acogida. Además, se ha habilitado una red de mil plazas de hoteles en Barcelona para que los refugiados se puedan alojar.

Asimismo, el ministerio ha habilitado un servicio de atención telefónica en ucraniano para informar todos los interesados sobre sus derechos y donde pedir cita para poder hacer los trámites a los cuatro macrocentros estatales, con el objetivo de agilizar los trámites y evitar largas colas.

El Ayuntamiento de Barcelona, a través de su cuenta oficial de Twitter, ha compartido el número de teléfono de atención social para los ciudadanos ucranianos que estén a la ciudad y ha habilitado la página web ‘Barcelona ciutat refugi’.

Catalunya contabiliza a unos 8.000 refugiados y 151 menores no acompañados

La Generalitat tiene constancia de unos 8.000 refugiados y 151 menores no acompañados que han llegado a Catalunya desde Ucrania desde que estalló la guerra en el país. Lo han explicado la consellera de Feminismos e Igualdad, Tània Verge, y la consellera de Derechos Sociales, Violant Cervera.

Verge ha destacado que son datos provisionales que hay que «tomar con cautela», puesto que algunos de los ucranianos que llegaron a Catalunya luego se han desplazado hacia otros lugares o todavía no se han registrado.

Sobre el funcionamiento de este centro —cuya apertura está prevista para este viernes—, ha dicho que «la colaboración entre las administraciones debe ser máxima» y que la acogida de las personas migradas se hace desde el territorio, en sus palabras.

Acogidas

La consellera Violant Cervera ha afirmado que la Generalitat irá poniéndose en contacto con todas las familias que se han ofrecido para acoger y que trabajan para darles ayudas, más allá de las que reciben cuando la acogida es permanente.

Todos los menores refugiados ucranianos están en familias, ha informado Cervera: «No son acogimientos temporales. Son acogimientos de larga duración, lo que dure el conflicto».

Sobre la acogida de adultos con niños, Verge ha dicho que se vehiculará mediante un programa del Gobierno y que la Generalitat está recogiendo las peticiones de particulares a la espera de saber «cómo se canalizarán», según el dispositivo general estatal.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: