Este miércoles por la mañana se ha ejecutado el segundo intento desahucio de una familia vulnerable en la calle de Ferran, número 47. Los afectados son una mujer de 69 años con un hijo con una discapacidad del 66% reconocida. Resistimos al Gòtic había convocado una concentración y decenas de personas han respondido a la llamada, pero finalmente la familia ha decidido renunciar al piso y entregar sus llaves, para no seguir en esta situación. Los afectados, actualmente sin ingresos, están esperando un piso de la Mesa de Emergencia. Por el momento, se trasladan a un alojamiento provisional que les han proporcionado Servicios Sociales.

Ésta es la segunda orden de lanzamiento para esta familia. El primer intento de desahuciarlos fue el pasado 31 de mayo y se aplazó para este miércoles, 14 de septiembre. La familia ha renunciado a ello por el estrés que les ocasiona vivir pendientes de una orden de desahucio. Por eso, han preferido dar las llaves del piso.

Resistimos en el Gòtic denuncia que la vivienda es propiedad de un gran tenedor que no ha ofrecido ninguna opción de alquiler social a la familia. De hecho, según fuentes municipales, la propiedad ha pagado ya una multa de 30.000 euros. La sanción la impuso la Administración precisamente por no cumplir con la obligación de ofrecer a los afectados un alquiler social.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: