5 diciembre, 2021

Revista Rambla Barcelona

Revista Rambla es un medio de comunicación independiente con sede en Barcelona.

Derechos Humanos: una asignatura pendiente de la que todos somos responsables

Niños haitianos en un orfanato de Puerto Príncipe.

El progreso de las sociedades contemporáneas se fundamenta en pilares básicos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), redactada por más de cincuenta Estados a mediados del siglo XX. Esta proclamación sigue vigente hoy como punto de referencia en el derecho internacional para garantizar los derechos básicos y libertades fundamentales de todas las personas en cualquier lugar del planeta.

No obstante, desde su aprobación por la Asamblea General de la ONU, son demasiados los Estados -y personas físicas- que han sido condenados por violar los principios que se recogen en ella. En Europa, el órgano jurídico competente para impartir justicia en materia de derechos humanos es el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Esta corte internacional, con sede en la ciudad gala de Estrasburgo, se rige por el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales (CEDH). Para recurrir a este tribunal es necesario haber agotado primero las instancias judiciales nacionales. Actualmente, el TEDH tiene pendiente la resolución de unas 60.000 demandas.

Otro órgano internacional encargado de promover y proteger el cumplimiento de los derechos humanos en todos los países del mundo es el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH). Pese a que sus resoluciones o dictámenes no son vinculantes jurídicamente, su incumplimiento puede comportar sanciones de terceros países. Cualquier estado, entidad o ciudadano del mundo puede acudir al consejo y tramitar su denuncia.

Para los lectores que no sepan aún qué son los derechos humanos es conveniente apuntar que estos se basan en la igualdad entre individuos, la dignidad de los mismos, la justicia, la paz y la libertad. En este enlace podéis leer la declaración completa de derechos humanos.

  • Los derechos humanos en Occidente

En los países occidentales las condenas por violación de los derechos humanos están relacionadas sobre todo con el derecho a un juicio justo, la prohibición de la tortura o tratos inhumanos y el derecho a la libertad y seguridad. También destacan la vulneración de la libertad de expresión y de opinión o el incumplimiento de los derechos de personas migrantes.

En Europa, el país que más sentencias condenatorias acumula es Rusia, seguido de Turquía y Ucrania. También han sido condenados países como España. De hecho, la semana pasada el Comité de Derechos Humanos de la ONU emitió un dictamen contra el Estado Español por haber inhabilitado al juez Baltasar Garzón en un «proceso arbitrario» por lo que reclamó a España «una compensación adecuada por el daño sufrido».

Al otro lado del Atlántico, Estados Unidos ha visto en numerosas ocasiones como se le ha señalado por la violación de los derechos humanos en Guantánamo, por el trato vejatorio y tortuoso que inflige a los presos internados en este penal del Caribe, que ni siquiera tienen derecho a un abogado o no saben ni por qué se les ha detenido. También ha recibido numerosas críticas por mantener la pena de muerte, castigo capital que sigue vigente en 27 de los 50 estados norteamericanos.

Otra asignatura pendiente en Norteamérica es el trato que reciben las personas afroamericanas en todos los sectores de la sociedad. Recientemente el mundo entero estalló contra la muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en la ciudad de Minneapolis. Lo penoso de este caso de brutalidad policial es que no ha sido el único de la historia reciente estadounidense ni tampoco el último. Sin embargo sí que sirvió para que tomara fuerza el movimiento Black Lives Matter en pro de los derechos civiles de las personas negras.

  • Los derechos humanos en países en conflicto

Si hablamos de los derechos humanos en países en conflicto es casi obligado abordar la situación actual de Afganistán. La salida precipitada del país asiático de las fuerzas de ocupación y la vuelta al poder de los talibanes ya ha supuesto una vulneración de los derechos humanos en todo el país. El régimen del Emirato Islámico de Afganistán viene precedido de años de persecuciones étnicas y religiosas y, sobre todo, por atentar en todas sus formas contra los derechos fundamentales y las libertades de las mujeres.

La situación no pinta mejor en algunos países africanos. Camerún, Etiopía, Mozambique, República Centroafricana (RCA) o Yemen son territorios en los que se pisotean los derechos más básicos de sus ciudadanos. Países en los que se requiere ayuda humanitaria urgente debido a las guerras internas o las crecientes hostilidades interétnicas. A ello se suma la pandemia de la COVID-19 o los flujos migratorios causados por la crisis climática.

A orillas del Mediterráneo nos encontramos con la situación en la Franja de Gaza. Este conflicto lleva enquistado más de un siglo. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha condenado a Israel en más de una ocasión por la feroz represión que ejerce contra los ciudadanos palestinos. De hecho, las investigaciones de Naciones Unidas han concluido que Israel ha cometido crímenes de guerra y contra la Humanidad por los miles de muertos palestinos que ha provocado la actuación de sus ejércitos.

  • Los derechos humanos en países bajo regímenes autocráticos

Las dictaduras rara vez respetan las libertades del individuo. Y si en un lugar hemos visto como el rodillo de la opresión ha aplastado a disidentes y díscolos con el poder dominante este ha sido China. El país liderado con mano de hierro por Xi Jinping no titubea a la hora de perseguir a cualquier persona que defienda los derechos humanos, a los que identifica como disidentes y persigue hasta la muerte. A ello se le suma la persecución sistemática de minorías étnicas. Además, la COVID-19 ha servido para constatar que en China no existe la libertad de opinión ni la libertad de prensa: cualquier ciudadano que cuestione al Gobierno puede acabar entre rejas, torturado o desaparecido. También son destacables las operaciones chinas de control y sometimiento en territorios como Hong Kong o el Tibet.

No solo China ejerce un poder autocrático sobre sus compatriotas. En la actualidad se calcula que alrededor del 57% de la población mundial vive bajo el yugo de alguna de las formas de tiranía. Todavía hoy 32 países (que suponen el 28% de la población mundial) tienen instauradas una dictadura como forma de gobierno. El régimen dictatorial más longevo es el que ostenta la familia real saudí desde 1932.

  • Niños, mujeres y homosexuales: los colectivos más vulnerables

Los niños, las mujeres y las personas del colectivo LGTBIQ+ son, sin duda, los más castigados en los países o zonas carentes de derechos fundamentales. Cada año miles de niños son reclutados en África como soldados, utilizados por los cárteles en América Latina o prostituidos en cientos de lúgubres rincones del planeta.

La situación de las mujeres no es mucho mejor. Marcadas desde niñas, se les mutilan los genitales, se las borra de la sociedad, se las lapida, se mercadea con ellas al por mayor o, simplemente, se les paga menos por el mismo trabajo que hace un hombre.

Peor suerte corren en muchas ocasiones las personas del colectivo LGTBIQ+. Vilipendiados, señalados y torturados pueden llegar a ser condenados a muerte por su condición sexual en países como Arabia Saudita, Irak, Irán o Yemen. En Brunei, por ejemplo, se les puede condenar a la lapidación o incluso la mutilación de extremidades.

Ante estas situaciones es importante que tomemos conciencia de lo que pasa a nuestro alrededor, sobre todo en estos tiempos en los que el planeta sufrirá además graves cambios climáticos que supondrán movimientos migratorios obligados creando lo que ya se conoce como refugiados climáticos. El mundo se está transformando a pasos agigantados, pero es nuestra obligación que sea a mejor.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o verificado por el equipo de redacción de Revista Rambla.