Las asociaciones Katearen Loturak, Salhaketa, AFAPD y ASPADIF han enviado una carta al Defensor del Pueblo en el que denuncian la «desatención» que sufren las personas con patología dual que se encuentran en prisión y le solicitan que requiera Instituciones Penitenciarias que aplique el protocolo existente.

Los firmantes de la carta subrayan que «la pandemia ha puesto de manifiesto cómo se aborda la salud mental» en el Estado español. Critican que la salud mental y las adicciones son «las grandes olvidadas y desconocidas» y entienden que «la prisión no es el recurso adecuado para su abordaje».

Apuntan que estos pacientes son «especialmente vulnerables» al estrés que la propia prisión genera, a problemas de comportamiento que conllevan castigos por no contar con los tratamientos adecuados, mayor dificultad para relacionarse o una dependencia elevada. «¿Hasta qué punto estas personas son infractores o son víctimas de la mala gestión?», se preguntan.

Asimismo, denuncian que estas personas «padecen una situación de cuasi abandono». En ese sentido, apuntan que la población reculsa que padece una patología mental «se está incrmentando exponencialmente». Apuntan a «profesionales no formados» y «castigos que más parecieran de otro siglo». Por ello, remarcan «la importancia» de una correcta coordinación entre la administración sanitaria y la penitenciaria.

Para la recuperación de la salud mental, estas cuatro asociaciones apuestan por «el respeto escrupuloso a los derechos humanos, el apoyo y acompañamiento a las familias y la promoción de un modelo de atención integral tanto a nivel comunitario como penitenciario».

Así, han pedido al Defensor del Pueblo que «abogue por estas personas», recordando que «según la Constitución, las prisiones han de estar orientadas hacia la reeducación y reinserción social». Por ello, le han solicitado que requiera a Instituciones Penitenciarias que aplique «de manera efectiva» el protocolo ya existente para la atención a enfermos mentales en cárceles.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: