Deliveroo ha dejado de operar en España este lunes por la mañana, como ya había anunciado, por lo que deja a unos 3.800 trabajadores sin empleo. Las negociaciones con los empleados, iniciadas el pasado mes de septiembre, han tenido como resultado la aplicación de un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta principalmente a repartidores y trabajadores de oficina.

La salida de Deliveroo se produce en pleno auge del negocio del reparto de comida a domicilio, cuyas peticiones se incrementaron un 61%, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Desde su llegada a España en 2015 había perdido cuota de mercado por la aparición de competidores como Glovo, Just Eat y Uber Eats, y en la actualidad era la sexta plataforma del sector en España. Operaba con unos 3.800 repartidores en 70 ciudades y 10.000 restaurantes.

Deliveroo ha publicado un comunicado agradeciendo a sus empleados «el talento» y «el compromiso», y mostrándose complacida de «haber acordado paquetes de compensación adecuados tanto para ellos como para los riders«. En la carta de despido remitida a los empleados ha vinculado la decisión de marcharse con la denominada Ley Rider, a la que culpa de «enormes perjuicios al sector del reparto» y de «pérdidas estructurales en las empresas».

El acuerdo con los trabajadores es el pago de indemnizaciones de 45 días de salario por año trabajado, con un importe mínimo garantizado de 1.000 euros.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: