No podía ser menos. El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha anunciado este lunes por sorpresa que los teléfonos móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron sometidos a «escuchas ilícitas y externas» a través del sistema Pegasus, según dos informes técnicos del Centro Criptológico Nacional, que ya han sido puestos a disposición de la Justicia. Dicho anuncio parece más una cortina de humo para enturbiar la realidad del espionaje a los líderes y activistas independentistas que atestiguó Citizen Lab en un informe independiente.

El ministro ha explicado, en una rueda de prensa junto a la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, convocada por sorpresa y de urgencia, que hubo dos intrusiones en el teléfono móvil del presidente del Gobierno en mayo de 2021 y una intervención en el móvil de la ministra de Defensa en junio de 2021. «No hay pruebas de ninguna intrusión posterior a estas fechas», ha añadido Bolaños.

La intervención ilegal, según aseguran desde Presidencia, se ha comprobado durante una investigación que aún está en marcha y que «alcanzará a todos los miembros del Gobierno», ha explicado Bolaños. «Son hechos contrastados y de enorme gravedad que confirman que ha habido intrusiones en ámbitos ajenos a las instituciones estatales y fuera de la ley», ha añadido. En esa línea, ha insistido: «Estamos ante intervenciones ilícitas y externas».

La crisis abierta en la política española, a raíz de la publicación de que 60 independentistas habían sido espiados por el sistema Pegasus y que ha provocado una crisis en el Gobierno de coalición y en las relaciones de Moncloa con sus socios parlamentarios, da un giro sospechoso y ahora es el propio Gobierno el que denuncia haber sido sometido al espionaje a través de este sistema.

La publicación de esa investigación en The New Yorker provocó un terremoto político con la amenaza explícita de ERC de romper toda relación con el Gobierno y dinamitar toda la agenda legislativa de Sánchez lo que queda de legislatura. Unidas Podemos, socio de Gobierno, pidió la semana pasada que «rodaran cabezas»- con críticas muy duras hacia la ministra de Defensa, Margarita Robles-, que, según Unidas Podemos y los independentistas, ha justificado el espionaje.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: