La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) ha confirmado 747 caos de viruela símica (viruela del mono) y otros 246 en estudio, según informó betevé el pasado fin de semana. Después de que en el estado español se confirmase la segunda muerte por esta infección, la ASPB ha pedido extremar las precauciones.

Según los expertos, la enfermedad se transmite muy fácilmente cuando existen erupciones cutáneas. De hecho, para que el virus se transmita, es necesario que haya erupciones o crostas, aunque esté seca o visiblemente seca. El resto de síntomas entre los infectados son fiebre, cansancio e inflamación de los ganglios linfáticos.

La ASPB ha recordado a importancia de las medidas dirigidas a la prevención de la enfermedad, extremando las precauciones este verano. Ha incidido, sobre todo, en aquellos contextos que puedan ser de riesgo, como por ejemplo los acontecimientos de ocio multitudinarios.

En este sentido, uno de los aspectos clave para evitar la transmisión es la detección temprana de casos y su aislamiento, así como la identificación de sus contactos estrechos. Por eso, ha recordado la necesidad de que las personas que tengan síntomas compatibles con la viruela del mono, se aíslen y se pongan en contacto con su médico.

Orígenes

La viruela símica se encontró por primera vez en 1958 en simios de laboratorio en Dinamarca.​ Posteriormente, algunos exámenes de sangre de animales en África revelaron que otros tipos de animales probablemente tenían la viruela del simio.

Los científicos también descubrieron el virus que causa la enfermedad en una ardilla africana (Funisciurus congicus). Estos tipos de ardillas podrían ser el huésped común de la enfermedad. ​Además, las ratas, los ratones y los conejos también pueden infectarse por el virus de la viruela símica.

La infección humana por este virus se describió por primera vez en 1970 en Zaire (hoy República Democrática del Congo).

Desde ese momento, son numerosos los brotes registrados en países del África central y occidental, sobre todo en la República Democrática del Congo y en Nigeria, aunque también los ha habido en Benín, Camerún, República Centroafricana, Gabón, Costa de Marfil, Liberia, la República del Congo, Sierra Leona y Sudán del Sur.

Brotes en Occidente

En 2003 se produjo un brote de viruela símica en los Estados Unidos. Este brote fue la primera vez que se detectó la enfermedad en el Hemisferio occidental. Se detectaron un total de 93 casos en seis estados del Medio Oeste.

El brote se atribuyó a unas ratas gambianas importadas a Texas, que luego se enviaron a un distribuidor de Illinois que las alojó junto a unos perritos de la pradera (una especie emparentada con las marmotas) y se infectaron.

No se encontró transmisión de persona a persona, sino que los infectados contrajeron la enfermedad por contacto con estos animales.

​El brote de 2022 tiene su origen en un británico que presentó síntomas de la enfermedad tras haber viajado a Lagos y al estado del Delta, en Nigeria, donde esta enfermedad se considera endémica. Cuando regresó a Reino Unido, se le detectó la enfermedad y se hizo un seguimiento exhaustivo de los contactos.

La infección se produce por contacto directo con la sangre, los líquidos corporales, las lesiones de la piel o las mucosas de animales infectados (zoonosis).

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: