La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha impuesto multas que suman 203,6 millones de euros a las seis mayores constructoras de España por haber alterado durante 25 años licitaciones públicas de edificación e infraestructuras, funcionando como un cártel que pactaba precios de los contratos.

Los gigantes sancionados son FCC, Dragados, Ferrovial, Acciona, OHL y Sacyr, que según la CNMC se reunieron cada semana entre los años 1992 y 2017 para analizar pujas y compartir las estrategias de concurrencia a concursos públicos -información considerada comercialmente sensible- y trabajos técnicos.

Competencia, en su resolución, destaca que, por haber compartido ofertas técnicas e información, las constructoras multadas incumplieron los deberes de proposición única y de secreto en las propuestas, de modo que obviaron la independencia con la que deben actuar las empresas que aspiran a obtener contratos públicos.

De los 203,6 millones de euros en multas, Dragados debe pagar 57,1 millones; FCC, 40,4 millones; Ferrovial, 38,5 millones; Acciona, 29,4 millones; OHL, 21,5 millones; y Sacyr, 16,7 millones. El grupo que formaban, donde estaba la exonerada Lantania, se disolvió 2017 admitiendo que su actuación podía haber sido anticompetitiva.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: