16 junio, 2021

Cómo tasar tu vivienda de forma fiable

Ya sea que esté comprando una casa con una hipoteca, refinanciando su hipoteca existente o vendiendo su casa a cualquier otra persona que no sea a un comprador en efectivo, la tasación de la vivienda es un componente clave de la transacción.

El valor de una propiedad depende del mercado y de si la valoración proviene de un prestamista, un agente inmobiliario o un tasador de impuestos. Todos ellos pueden proporcionar respuestas en las que nos cueste confiar, así que, podemos echar mano de métodos de tasación gratuita de una vivienda para calcular el valor de una casa con la ayuda de herramientas online y, también a través de profesionales capacitados que le prepararán para comprar mejor, vender, refinanciar, aprovechar el valor líquido de su casa o incluso negociar impuestos de propiedad más bajos.

Cómo encontrar el valor de una vivienda

Utilizar herramientas de valoración online

Si busca en internet, encontrará decenas de tasadores de viviendas.

Estas herramientas de valoración automatizada suelen ser ofrecidas por asesorías inmobiliarias profesionales como Gumper Api.

Las herramientas en cuestión usan registros públicos como pueden ser las transferencias de propiedad, escrituras de propiedad y evaluaciones de impuestos que, junto con modelos matemáticos, permiten predecir el valor de la vivienda en función de los precios de venta recientes y los precios de las viviendas del área.

La mayoría de estas tasaciones online son bastante imprecisas y están enfocadas a realizar marketing, buscando oportunidades de venta. Según explican expertos como David Rasmussen, vicepresidente senior de operaciones de Veros Real Estate, estos sitios “tienen la tarea de devolver un valor para casi todas las propiedades, incluso cuando los datos son limitados. Y al hacerlo, diluyen la precisión».

Ahora bien, existen algunos procesos de tasación que son diferentes, porque utilizan un nivel de confianza que indica el grado de precisión de la valoración en función de la exactitud de la información que poseen. Así, al obtener la tasación, esta ofrecerá también un nivel de confianza. Si este nivel de confianza es alto significará que la tasación está mucho más cerca del valor de mercado que si la tasación obtiene un nivel de confianza bajo.

Obtener un análisis de mercado comparativo

Una vez que se obtiene una tasación aproximada, y si así se desea, se puede profundizar en el valor de la vivienda objetivo. Esto puede conseguirse mediante un agente inmobiliario local un análisis de mercado comparativo.

No será tan detallado como una tasación profesional, pero permite una evaluación de la casa y del mercado a través de un agente inmobiliario que proporciona una estimación del valor de la vivienda, normalmente con fines de cotización.

Los agentes inmobiliarios que conocen un área en particular estarán íntimamente familiarizados con las ventas comparables. En muchos casos, además, han podido estar en el proceso de algunas de esas ventas. Ese conocimiento es muy superior a cualquier dato que pueda utilizar un algoritmo informático.

Además, los agentes inmobiliarios tienen una experiencia invaluable con los compradores y pueden predecir cómo estos valorarán (o devaluarán) las características de una casa. Las preferencias del comprador cambian con el tiempo y, al interactuar con los compradores de manera regular, un agente puede mantenerse actualizado sobre lo que los compradores buscan.

Los agentes inmobiliarios locales pueden proporcionar una valoración por poco o ningún coste, pero hay que tener en cuenta que pueden hacerlo con la esperanza de ser contratados como su agente de ventas.

Contratar a un tasador profesional

Antes de aprobar una hipoteca, los prestamistas requerirán de una tasación de la vivienda. Si se es el propietario de la viviendo se puede contratar un tasador profesional que estime el valor de la propiedad en cualquier momento.

El trabajo de los tasadores consiste en dar un valor basado en las necesidades de los clientes.

Hay veces que los clientes quieren proporcionar el valor de una fecha pasada y, otras veces, prefieren proporcionar un valor de mercado actual si es para un refinanciamiento o una compra».

Entre otras cosas, los tasadores evalúan:

  • El mercado: la región, ciudad y barrio en el que se encuentra la vivienda.
  • La propiedad: características de la casa, incluidas las mejoras y el terreno en el que se asienta.
  • Propiedades comparables: ventas, vacantes, coste, depreciación y otros factores de viviendas similares en el mismo mercado.

Con todo esto organiza, se crea una opinión de valoración final para la propiedad y se expone y entrega un informe oficial.

Conclusión

Las herramientas de valoración online han mejorado mucho en los últimos tiempos. Hace unos cuantos años eran muy inexactas, pero hoy en día, pueden ser útiles, aunque solo deben usarse como punto de partida. Después, siempre es recomendable obtener los servicios de un tasador o un agente inmobiliario que conozca el mercado local y pueda ayudar a determinar el valor de la propiedad antes de comprar o vender.