¿Cómo hacer una comunión divertida para los niños?

La comunión es un evento único que tu hijo va a vivir en su vida. Ésta traerá consigo gran emoción, puesto que comenzará a sentirse parte de una comunidad según las creencias religiosas que le has inculcado y en las que cree. Es por ello, que debes tener especial cuidado con la preparación del evento, para que sea muy especial.

El recibimiento de la comunión debe ser un momento especial en la vida de tu pequeño y la de toda tu familia, puesto que indica que tu hijo se hace mayor. Por lo general, este evento viene cargado de un montón de emociones y expectativas, haciendo que el momento sea mucho más importante de lo que parece. Por esta razón, es necesario que tengas cuidado en la preparación de este día, consiguiendo que el niño sea el centro de atención.

La organización de una fiesta para niños puede llegar a ser un dolor de cabeza si no tienes cuidado. Sin embargo, con un poco de ayuda extra, puedes lograr tener todo listo para el evento, por eso te damos algunos consejos importantes.

Para comenzar, es importante que intentes personalizar el evento todo lo que puedas. De esta manera, tu hijo se sentirá mucho más importante y podrás hacerlo muy feliz. Desde las invitaciones hasta la decoración, intenta que tenga que ver algo con él. Escoge su color favorito para ello,siempre y cuando no sea demasiado llamativo, crea con él un símbolo que lo represente o coloca su nombre en distintas partes, así se sabrá que es él, el centro del evento.

Asimismo, dale a la decoración un toque divertido sin que sea demasiado infantil. Puedes probar con centros de mesas llamativos y originales, los cuales tengan que ver con algo que le guste mucho a tu hijo, recuerda que él es el homenajeado. En el mismo orden de ideas, es fundamental que hagas una buena distribución de mesas, dejando a los adultos separados de los niños.

Esto hará que los pequeños tengan mayor libertad y que puedan sentirse cómodos con su entorno. Es recomendable que en la mesa donde sientes a tu hijo, coloques también a sus amigos más cercanos y demás niños de su edad.

Endulza el día

Actualmente, se encuentran muy de moda los “candy bar”, por lo que no puedes dejar de lado esta área de la fiesta. Diséñalo con un poco de ingenio, dándole un toque que permita distinguirlo de otros candy bar. Además, ten en cuenta que las chuches y gominolas para comuniones son muy importantes y que los niños las aman.

Juega con ellos en la decoración, dándole color a las mesas y permitiendo el contraste con todo lo que integres en cada mesa. Elige variedad, pero ten presente a qué cantidad de invitados tendrás que servir para que no te queden niños sin comer y puedas brindarles algo a los adultos también.

Asimismo, esta zona de la fiesta deberá estar protegida de asaltos inesperados, dejando a una persona a cargo para asegurarse de que todas las golosinas no desaparecen antes de tiempo del sitio. Recuerda que una celebración especial sin dulces, no es una celebración especial.

Por último, puedes darle un toque de mayor diversión a la fiesta si preparas un photocall y le dejas alguna cámara preparada a los niños, para que ellos mismos se tomen fotografías. Esto permitirá que se mantengan distraídos por un buen rato y que la diversión sea completa.

Además, te permitirá tener muchos recuerdos espontáneos e inocentes que te harán reír a ti y a todos los que logren ver esas imágenes, que seguro incluirán caras graciosas y algunas poses curiosas.

Como elemento extra, debes saber que integrar a tu hijo en todos los preparativos es lo más acertado que puedes hacer, puesto que lo harás estar mucho más cómodo con lo que preparas al dar su opinión. Después de todo, es su día especial.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.