28 septiembre, 2020

¿Cómo ahorrar calefacción con gas natural?

ahorrar calefacción

El verano pronto llegará a su fin, lo que para muchos significa pasar del aire acondicionado a la calefacción. No obstante, todavía hay hogares en los que se anteponen las mantas y la ropa de abrigo a la calefacción.

Los costes asociados al consumo de calefacción son una de las principales razones por las que cada año muchas familias retrasan la instalación de un sistema que permita salvaguardar el hogar del frío. Sin embargo, ciertas alternativas como comprar calefacción de Gas Natural están siendo elegidas por cada vez más personas, ya que el gas natural permite calentar el hogar a la vez que se ahorra en la factura de luz.

¿Qué es exactamente el gas natural?

Es una mezcla de varios gases de origen natural. Más concretamente se trata de un hidrocarburo (ya que presenta moléculas de carbono e hidrógeno), en cuya composición predomina el metano, que como mínimo representa el 75% del volumen total. Entre el resto de los gases que lo forman se distinguen: etano, propano, un pequeño porcentaje de dióxido de carbono, nitrógeno, helio, argón, butano o sulfuro de hidrógeno.

  • ¿De dónde se extrae el gas natural?

Suele encontrarse allá donde hay también depósitos de agua y petróleo. Al tratarse de un combustible fósil, el gas se encuentra atrapado en zonas con formaciones de rocas porosas, rocas impermeables y rocas próximas a la superficie terrestre. Su origen se encuentra en la descomposición de plantas y animales que se han ido acumulando a alta presión en el interior terrestre desde hace millones de años.

Usos del gas natural en el hogar

Así como el petróleo se utiliza como combustible en transporte, el gas natural se utiliza para la generación de electricidad, sobre todo para su uso doméstico o industrial.

Dentro de los usos en el hogar se encuentra:

  • suministro de ACS – Agua Caliente Sanitaria para el hogar
  • calefacción de gas natural
  • cocinas con gas natural
  • climatización (aparatos de aire frío) con gas natural
  • barbacoas de jardín
  • chimeneas e infrarrojos
  • suministro de energía para electrodomésticos que utilizan el gas natural como fuente de alimentación.

¿Cómo se realiza la instalación?

En primer lugar se conecta la instalación de la vivienda en cuestión a la tubería de gas más próxima. Posteriormente se instala una caldera, que permitirá calentar el agua, la cual pasará por unos radiadores, que los técnicos distribuirán finalmente por los puntos principales de la casa. Una de las ventajas del gas natural es la rapidez con la que el calor se dispersa por las diferentes estancias, caldeando rápidamente el ambiente.

Calefacción eléctrica o de gas: ¿Cuál es más barata?

Existen varios tipos de calefacción. Las más comunes son la calefacción eléctrica y la de gas natural, aunque también pueden encontrarse instalaciones de gasoil o de calderas de “pellets”.

  • Calefacción por gasoil

En este sistema el agua se calienta en una caldera a partir de la combustión del gasoil, para lo que se precisa tanto de una caldera que admita este combustible, como de un depósito en el que almacenar el propio gasóleo, el cual es un hidrocarburo más, igual que lo es también el gas natural, pero con la particularidad de que hay de tres tipos: A, B y C, en función del uso que se le dé. En caso de uso doméstico se utiliza el gasóleo del tipo C.

  • Caldera de pellets

Normalmente, los pellets o pellas suelen ser de madera. Pueden definirse coloquialmente como tronquitos o cilindros alargados de madera y, más técnicamente, como un combustible de biomasa. En cualquier caso son restos de materia sometida a gran presión hasta conformar pequeños “tronquitos” introducidos en una caldera o depósito de almacenamiento.

Según el calor requerido, se introducirá un número mayor o menor de “pellets”. El conducto de succión transporta los pellets desde el depósito hasta la caldera. Cuando la caldera se pone en funcionamiento, se activan unas resistencias que se encargan de quemar los primeros pellets. Hay unos sensores de calor que detectan la llama y arrancan el sistema de ventilación.

– ¿Electricidad o gas?

El gas natural es el suministro de energía más económico que existe en la actualidad. Se caracteriza por un rendimiento más elevado al de otras formas de energía. Al rendir más, el consumo de energía es menor, con lo cual el coste se ve bastante reducido. Por otro lado, permite la utilización de todos los aparatos que funcionen con gas a un mismo tiempo, sin que se generen los habituales cortes de luz. Además, constituye una forma de energía fósil de menor impacto medioambiental (ya que emite mucho menos CO2), siendo completamente inoloro.

En el caso de la eléctrica, como su nombre indica, se transforma la energía eléctrica en térmica. Frente a la de gas cuenta con ventajas equivalentes como el ser una energía segura. Sin embargo, el precio del kWh de luz es más elevado.

Por otro lado, la instalación en el caso del gas se basa en una caldera que lleva el agua caliente a los radiadores mediante tuberías. Los radiadores generalmente son de agua y van instalados en monotubo (el agua caliente y fría sale por la misma llave) o en bitubo / “en paralelo”): el agua caliente normalmente se sitúa en la llave superior y la fría, en la inferior. 

Real Time Web Analytics