El eurodiputado de Junts y vicepresidente del Consell por la República, Toni Comín, y el diputado de Junts, Jaume Alonso-Cuevillas, entre otros miembros de Junts, se muestran partidarios de que Junts rompa con el PSC en la Diputación de Barcelona después de que haya salido a la luz el espionaje masivo a unas sesenta de personas vinculadas al independentismo catalán.

Así lo ha expresado Comín en declaraciones a Els Matins de TV3. «Todo el mundo debe hacer un ejercicio de coherencia. Si uno quiere tener autoridad moral para exigir según qué cosas debe ser consecuente con las decisiones que toma uno mismo», ha sugerido Comín, quien reclama «predicar con el ejemplo», e indica que quien espía no es la Diputación, pero que el gobierno del organismo está en manos del mismo partido que, a su juicio, sí que lo hace.

Por su parte, el diputado Alonso-Cuevillas defendió abiertamente acabar con el pacto en la Diputación en declaraciones al Més324 ayer martes por la noche. La petición de romper proviene del grueso de dirigentes estructurados en torno a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que desde el principio han puesto en cuestión la existencia del entendimiento en la Diputación.

El pacto entre Junts y el PSC, que situó a la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, en lo alto del organismo, lo propició gente entonces cercana al PDECat, como el expresidente de la Diputación y alcalde de Igualada, Marc Castells, y nunca ha contado con el visto bueno del sector más independentista de Junts, que ve ahora el espionaje como una buena excusa para soltar amarras con los socialistas.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: