8 diciembre, 2021

Revista Rambla Barcelona

Revista Rambla es un medio de comunicación independiente con sede en Barcelona.

Colau se lava las manos en el caso del desahucio del gimnasio social Sant Pau

Faltan 36 horas para que se ejecute el desalojo. Los trabajadores, exhaustos, piden a la alcaldesa que coja el timón de las negociaciones

El Gimnasio Social Sant Pau ha hecho este miércoles un nuevo llamamiento de alerta para evitar el desahucio de la equipación, previsto para este viernes. Ernest Morera, miembro de la cooperativa, ha asegurado que cuando quedan 36 horas para el desalojo se encuentran de nuevo «sin los deberes hechos» y sin acuerdo entre la propiedad y el Ayuntamiento de Barcelona por la compra, que evitaría el desahucio. «A 36 horas pedimos a la alcaldesa que coja el timón de las negociaciones y, a la familia, que se siente, y lleguen a un acuerdo», ha expresado a las puertas del centro social, asegurando que los trabajadores están «exhaustos».

A su lado, el líder municipal de ERC, Ernest Maragall, y la de JxCat, Elsa Artadi, han interpelado el gobierno de Ada Colau para llegar a una solución en las negociaciones con la propiedad. Morera ha recordado que en 2016 se votó una expropiación, pero que se denegó por el voto de calidad de los Comunes mientras que en 2018 se instaba a comprar la finca y Barcelona en Comú votó a favor.

En este sentido, ha apuntado que «nunca han tenido una compra tan fácil», puesto que el gobierno municipal tiene el apoyo de la oposición para hacerlo. Aun así, ha lamentado que se vuelvan a encontrar «sin los deberes hechos» y con «continuos» cambios de interlocutor por parte del Ayuntamiento. «Se ha perdido mucho de tiempo», ha resumido este miembro de la cooperativa. «Nosotros hemos hecho los deberes», ha afirmado. Para la cooperativa el mejor escenario es el acuerdo. Con todo, al haber diferencias en las tasaciones del valor de la finca hechas por el Ayuntamiento y la propiedad, cree que un juez tiene que fijar el precio.

Por su parte, el republicano Ernest Maragall ha exigido un acuerdo «urgente». «No es aceptable que lleguemos al viernes con un expediente de desahucio en curso», ha asegurado. Por todo ello, ha apelado a la «doble responsabilidad» del Ayuntamiento y de la propiedad para resolver la situación. «Pedimos la inmediata aplicación del sentido de responsabilidad social barcelonés a ambas partes», ha añadido.

Por su parte, Elsa Artadi, de JxCat, ha destacado que durante mucho tiempo el Sant Pau ha atendido personas que se dirigían al Ayuntamiento y a los Servicios Sociales sin recibir ninguna compensación. «Es una entidad de la ciudad», ha defendido, criticando la actitud de «dejadez» del consistorio respecto a la equipación. Por eso, igual que Maragall, ve «incomprensible» que el desahucio siga en pie.