Un joven vecino de Barcelona fue condenado por las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél en febrero del año pasado.

La Audiencia de Barcelona le ha condenado a cinco años de cárcel porque considera probado que el acusado movió contenedores y arrojó piedras a los Mossos durante una manifestación que comenzó en los jardines de Gràcia. Él es el único de la treintena de detenidos en la segunda noche de incidentes al que no se le concedió la libertad provisional.

El joven se llama William Aitken y está encarcelado desde febrero 2021. Entonces no se le concedió la libertad provisional con el argumento de que el Reino Unido es un país fuera de la Unión Europea desde el Brexit y existía riesgo de fuga.

En este sentido, David Aranda, abogado de Alerta Solidaria, explicó ese mismo mes de febrero que “los argumentos del juez son, desde un punto de vista jurídico, chapuceros. Incluso, en el improbable caso de que William saliera y se fuera a Escocia y no volviera, o no compareciera cuando se le requiere, el estado español podría pedir su entrega.”

El tribunal da credibilidad al testimonio de dos agentes de los Mossos y condena al joven por los delitos de altercados y atentado contra la autoridad con el agravamiento de instrumento peligroso.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: