El Departament de Salut de la Generalitat y la Guàrdia Urbana de Barcelona han clausurado un falso centro médico en la Ciudad Condal que realizaba tests de antígenos y los cobraba como PCR, bastante más caros. El centro, instalado en la calle Bailén, funcionaba con una autorización de la Junta de Castilla y León, pero no tenía permiso de la Generalitat.

Ofrecía sus supuestos servicios a través de internet, y hasta el pasado lunes todavía llegaban clientes que habían recibido cita, pero que se encontraron con un local desmantelado y clausurado. Según Nació Digital, que ha destapado el caso, el lugar llevaba el nombre de Centro Médico Puesta de sol, y hacía poco más de una semana que funcionaba. La Guardia Urbana ha confirmado en Twitter que el negocio no solo no estaba autorizado y cometía un fraude con los tests, sino que tampoco tenía personal cualificado ni cumplía las medidas de higiene.

La información publicada precisa que cobraban entre 60 y 70 euros por una PCR, un precio competitivo si hubieran sido PCR de verdad, y que por eso se formaron colas durante toda la semana que estuvo abierto. También que los certificados que recibían los clientes iban todos firmados por un médico colegiado en Madrid que es propietario de tres empresas dedicadas a la comercialización de productos sanitarios, cosméticos y alimentarios. De hecho, el mismo lunes el centro habría trasladado su actividad a la calle Floridablanca de Barcelona. El local también habría sido clausurado esa misma tarde.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.