El Bruc, en la vertiente occidental del macizo de Montserrat, es un municipio de Barcelona que toma prestado su nombre de una variedad arbustiva de la zona. Rodeado de frondosa vegetación, es habitual que campen por la zona toda clase animales, desde cabras salvajes hasta culebras, pasando por sapos o águilas perdiceras. Sin embargo, una de las bestias más fáciles de ver es el jabalí, un mamífero de la familia de los suidos, comúnmente conocidos como cerdos.

El Bruc también es conocido por albergar un cuartel militar del moderno, democrático y, sobre todo, Glorioso Ejército español. Al parecer, hace ya bastantes décadas una familia de jabalíes se instaló en las cercanías de dicha caserna, debido a que muchos soldados los alimentaban con las sobras del rancho. El tiempo, la montaña y la soledad de los uniformados hicieron su magia y de ambas especies surgieron los seres que hoy habitan el cuartel: medio hombres, medio cerdos.

Por eso, no es de extrañar que las mentes maravillosas de estas alimañas, este año, hayan decidido sortear entre sus camaradas los servicios de una prostituta. Efectivamente, la rifa machirula de los cerdos del Bruc debía celebrarse hoy, precisamente, por la Inmaculada Concepción… Pero, ante el alboroto mediático que se ha formado, parece que ha quedado suspendida, al menos de forma oficiosa.

Aunque parezca mentira, la idea surgió en un grupo de WhatsApp para cerdos, cuando dos militares del Ejército de Tierra propusieron sortear, entre los patanes de su unidad, «un rato» con una «dama de compañía». Pese a que estos ya cobran un sueldo público -con sus respectivos pluses y pagas extras-, el sorteo quería servir para recaudar un bote para el destacamento. Seguramente sería para financiar algún tipo de conciliábulo donde pudiesen seguir revolviéndose en la mierda.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: