26 septiembre, 2020

Cerca de 90.000 personas mayores de 64 años viven solas en Barcelona, un nuevo máximo histórico

gente mayor barcelona

Alrededor de una quinta parte de las personas que viven a Barcelona tienen más de 64 años. Esta cifra ha ido creciendo desde comienzos de siglo y ha logrado un nuevo máximo histórico durante el año 2018, hasta las casi 350.000 personas.

Así lo señala el nuevo informe de la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) [informe completo en este enlace], que añade un segundo indicador al envejecimiento progresivo de la sociedad: unas 90.000 de estas personas viven solas en su casa. Esta situación afecta mayoritariamente a las mujeres y aumenta progresivamente con la edad.

Estos máximos históricos son posibles gracias a una esperanza de vida que supera los 80 años en hombres y de los 86 en mujeres, pero plantea también que esta situación supone un reto para la salud pública. De hecho, la salud de las personas mayores no solo está influenciada por la edad cronológica, sino que se relaciona con su entorno y sus experiencias a lo largo de la vida y durante esta etapa.

Por esta razón, conocer las condiciones en que viven y su estado de salud es necesario para desarrollar la estrategia de ciudad de envejecimiento activo y saludable que incluya una visión determinada de la salud y las desigualdades.

El informe anual del ASPB recoge igualmente que, entre las personas mayores de 64 años, el 29,7% de los hombres y el 40,5% de las mujeres llegan a final de mes con algún grado de dificultad. La soledad, el aislamiento y la carencia de apoyos sociales influyen de manera negativa en la salud, y son especialmente determinantes en las personas mayores.

La percepción de soledad es superior entre las mujeres: el 16,6% de los hombres y el 30,5% de las mujeres han echado de menos compañía a menudo o algunas veces. Y todavía fijándose en estas personas mayores de 64 años, el informe recoge que el 42,4% ha asistido a alguna actividad organizada en grupo durante el último año, más los hombres que las mujeres (46% vs. 40%).

Globalmente, las condiciones de vida y el estado de salud de las personas mayores es peor entre las mujeres, que además también presentan un consumo de fármacos más alto.

Por todo ello, el envejecimiento saludable es cada año un reto mayor, que en el caso de la ciudad de Barcelona se afronta con la promoción de la salud física, mental y social, la participación en la red de Ciudades Amigas de la Gente mayor y la mejora de las condiciones de vida.

En este sentido, el ASPB colabora con otras instituciones y entidades sociales y vecinales para desarrollar intervenciones en el ámbito de la salud comunitaria en el marco del programa Barcelona Salut als Barris (BSaB), en marcha desde 2007.

Descenso de los embarazos juveniles

En cuanto a la salud sexual y reproductiva, el informe anual del ASPB destaca positivamente la bajada de los embarazos y abortos entre las mujeres adolescentes de 15 a 19 años en la ciudad, una tendencia que se observa especialmente en los distritos de Ciutat Vella y Nou Barris.

En este sentido, hay que recordar que el ASPB ha impulsado desde 2006 el programa SIRIAN. Esta intervención pretende reducir los embarazos no deseados y aumentar los conocimientos sobre contracepción con entrevistas personales. Entre 2017 y 2018 el servicio atendió más de 1.900 mujeres y más de 450 hombres.

En relación con las infecciones de transmisión sexual, mientras en Barcelona el número de casos de VIH y la incidencia del Sida disminuyen, se puede observar también que se mantiene la tendencia al aumento otras infecciones de transmisión sexual (ITS), particularmente la clamídia, la sífilis y la gonococia.

Esta tendencia se observa desde 2015 y es similar a la registrada en otras ciudades de España, Europa y de los Estados Unidos. En parte está asociada a las mejoras en la detección y en los sistemas de vigilancia de estas infecciones en los últimos años, pero a la vez refleja un incremento real relacionado con cambios en las conductas sexuales.

Por ejemplo, en Barcelona entre el 40% y el 60% de las personas con un diagnóstico de clamídia, sífilis o gonococia en 2018 no habían utilizado el preservativo en la última relación sexual.

Refuerzo de la prevención

La estrategia compartida de salud sexual y reproductiva de Barcelona (ESSIR) es el marco en el cual hay que abordar este incremento. Así, dentro de la ESSIR se llevan a cabo diferentes acciones dirigidas a prevenir las ITS y dar acceso a métodos preventivos y servicios de calidad. Igualmente se llevan a cabo acciones de prevención, vigilancia y control.

Entre ellas, la promoción de la salud sexual en las escuelas con el programa Parlem, no et tallis!, la publicación de una guía sobre los criterios de calidad de las intervenciones de educación afectiva y sexual en las escuelas, la prevención y detección de ITS en los Centros de Atención y Seguimiento de drogodependencias (CASO), con talleres de prevención y programas de criba, y el programa de intercambio de jeringuillas para reducir el contagio por esta vía.

Aun así, y ante los resultados que demuestran que algunas de estas infecciones mantienen su tendencia al alza, la ASPB reforzará este 2020 medidas de prevención y sensibilización.

Real Time Web Analytics