La inflación impacta sobre un mercado de trabajo que todavía no se ha recuperado de la pandemia, con 351.000 trabajadores en riesgo de pobreza, cerca de 104.000 hogares sin ingresos laborales, 466.500 personas con privación material severa y con un 32,4% de los ciudadanos que no pueden hacer frente a gastos imprevistos, según los datos que recoge el informe de CCOO.

En este sentido, entre el 2019 y el 2021, los hogares donde ninguno de los miembros trabajaba crecieron un 14,8%. La responsable de Mercado de Trabajo y de Políticas de Ocupación de CCOO, Romina García, ha afirmado que «la realidad es muy cruda». Ante el aumento de los precios, el sindicato reclama que los gobiernos aprueben una bonificación de 300 euros para los colectivos vulnerables.

El secretario de Trabajo y Economía de CCOO de Cataluña, Ricard Bellera, ha dicho que «es una situación muy mala» y ha reclamado que no se limite a tres meses las medidas para reforzar el Ingreso Mínimo Vital. Asimismo, según CCOO, es necesario hacer llegar liquidez a un millón de personas que viven en hogares que tienen una renta inferior al salario mínimo anual.

El sindicato ha resaltado que, el efecto de la reforma laboral que se ha palpado en el incremento de contratación indefinida de marzo y el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), puede perderse por una inflación desbocada.

Además, ha catalogado como un problema que el alza de precios se coma el ahorro embalsado que se ha generado durante la pandemia en las clases medianas, aparte de lastrar la capacidad de recuperación de las pymes, ya que representan el 60% de la ocupación.

También, en relación con la inflación, Romina García, ha comentado que hace aumentar la tasa de desprotección, que es del 66% y un punto por encima del 2019. La sindicalista remarca que «las estancias largas al paro pasan factura» y que «lo más preocupante es el agotamiento de las prestaciones» después de dos años.

En los dos últimos ejercicios la tasa de pobreza se ha reducido a uno de los niveles más bajos de los últimos años
En el informe «Una aproximació a la pobresa en el treball a Catalunya. Impacte de la COVID–19 a la província de Barcelona i al conjunt català», la organización ha constatado que el mercado laboral no ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, pero sí que ha recuperado la actividad «a un ritmo contra todo pronóstico» durante el 2021.

Durante los dos últimos ejercicios, la tasa de pobreza laboral se ha reducido al 10,9%, uno de los niveles más bajos de los últimos años, aunque todavía hay 351.000 trabajadores pobres en Cataluña y el sindicato atribuye esta mejora a la subida del 30% del SMI.

Aumentan los hogares sin ingresos

La crisis sanitaria ha provocado un aumento hasta el 14,8% de personas sin ingresos laborales, hecho que significa que cerca de 104.000 personas en Cataluña estén en esta situación. Según los gráficos mostrados por el sindicato, en total hay 175.000 personas que viven en familias donde nadie tiene un sueldo, un 4,6% más que el 2019.

Bellera ha manifestado que «la inflación es un peligro que reclama medidas inmediatas, para que no se profundice más en la precariedad y en la pobreza de las rentas más bajas».

Más horas extras y teletrabajo

Otro dato que CCOO ve muy como muy negativo es el incremento de horas extras no remuneradas. 77.100 trabajadores declaran haber hecho horas extras sin poderlas cobrar, con una media de 5,4 horas por semana que han trabajado sin una compensación económica.

Este volumen de trabajo no cobrado equivale a 10.418 puestos de trabajo a tiempo completo que se habrían podido generar, según los cálculos de la organización.

Finalmente, otro aspecto destacado es que la pandemia ha provocado la consolidación del teletrabajo, ya que el 14,7% de los trabajadores estaban en esta situación durante el segundo trimestre del 2021.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: