CATALUNYA

altLas secuelas de la muerte del empresario Juan Andrés Benítez en el Raval y la cerrazón del PP a la opción soberanista (radicalizada por una nueva salida de tono de Aznar) han acaparado esta semana la actualidad política catalana.

 

 

Las secuelas de la muerte del empresario Juan Andrés Benítez en el Raval y la cerrazón del PP a la opción soberanista (radicalizada por una nueva salida de tono de Aznar) han acaparado esta semana la actualidad política catalana.

 

alt

 

El lunes, Dolors Camats, portavoz de ICV-EUiA, instaba el Govern a incluir los federalistas en la pregunta sobre la consulta. Carme Forcadell, presidenta de l’Assemblea Nacional Catalana (ANC), le recordaba que esta propuesta sería una traición al millón y medio de personas que participaron en la Vía Catalana.

 

Los presupuestos de la Generalitat para el 2014 fueron el segundo foco de atención semanal. Mas-Colell aseguró que no habrá nuevos recortes aunque se ven obligados a mantener los antiguos mientras que ERC espera que sean las últimas cuentas autonómicas. La oposición calificó de “irreales y engañosos”  unos presupuestos que el Govern quiere aprobar el 19 de diciembre. Por otro lado, Rajoy anunciaba que no cedería ni un milímetro porque considera que la soberanía nacional es “innegociable”. Además, el director general de los Mossos, Manel Prat, salvaba el cargo.

 

En cuanto al miércoles, el conseller d’Interior Ramon Espadaler defendía en sede parlamentaria la continuidad de Prat, aunque admitió que existían elementos objetivos para dudar de algunas informaciones del informe policial. Entre ellas, la errónea trascripción de la llamada del empresario a la policía: dijo que estaba sangrando antes de la llegada de los agentes pero en el redactado figuraba la expresión ‘se están quedando’.

 

Acorralado por la presión política, el impacto de las imágenes y los errores del informe, Prat contraatacaba asegurando que el empresario estaba fuera de y que todos los vídeos demostraban que no estaba reducido cuando cayó al suelo. “Hay momentos en que hay que usar la fuerza”, sentenció, después de revelar que la víctima había saltado sobre un agente. El jueves también escenificó contradicciones en la actitud de CiU y ERC hacia la independencia: ante una moción de la CUP, los republicanos votaron a favor de hacer una consulta unilateral si el Estado no la permite mientras que los convergentes rechazaron la propuesta. Pero Marta Rovira quitó hierro al asunto. Paralelamente, la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, avisó que, por razones logísticas, la Generalitat no realizaría la consulta antes del octubre de 2014 y Oriol Junqueras replicó que, en cualquier caso, la fecha será fruto de un acuerdo posteriormente refrendado por el Parlament. “Las cosas buenas, cuanto antes, mejor”, recalcó el líder de ERC. En el polo opuesto, Aznar reaparecía para pedir “un gran pacto político para combatir el soberanismo igual que se hizo con el terrorismo de ETA”.

 

La semana laboral finalizaba hoy con otro episodio en el serial del Raval: según los trabajadores del SEM, los Mossos pidieron que atendieran antes a una agente y tardaron quince minutos en darles la autorización para preocuparse por la salud de Benítez, que yacía inconsciente en el furgón. Y la policía nacional ha reconocido un error en la trascripción telefónica enviada al juzgado.

70 militantes de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) han anunciado que abandonarán el partido porque creen que no es suficientemente soberanista ni suficientemente leal a Mas. Finalmente, el alcalde socialista de Tarragona, ha explicado que el PSC está sumando partidarios al derecho a decidir en el PSOE, en contraposición a las opiniones de Rodríguez Ibarra o Alfonso Guerra. También ha confirmado la crisis de liderazgo del PSOE, que confía en resolver en las próximas primarias.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*