La huelga indefinida de los trabajadores del sector del metal en la Bahía de Cádiz celebra hoy su tercer día consecutivo. El resultado final de la misma y el avance de las negociaciones con la patronal —que a día de hoy están rotas— son inciertos, pero la realidad es que esta lucha está suponiendo un avance político, organizativo y en cuanto métodos de lucha de gran importancia, entre los convocantes pero también más allá. Las noticias y el interés en torno a huelga del metal cada vez son más grandes a lo largo de todo el estado español.

Y es que la provincia de Cádiz está harta. Desde mediados de los años 80 ha sido habitual la falta de carga de trabajo en empresas como Airbus, Navantia o Alestis (aviones, barcos, sector aeroespacial) en un contexto donde el tejido empresarial brilla por su ausencia.

El convenio que están negociando los sindicatos y la patronal engloba a grandes empresas como Navantia, Dragados o Airbus, pero también a talleres mecánicos o empresas del mantenimiento de carreteras, entre otras muchas. Son unos 22.000 los trabajadores afectados, sin embargo, los de grandes factorías disponen de un convenio propio con unas condiciones más que dignas, mientras que las empresas auxiliares llevan tres décadas reclamando unos derechos mínimos.

La planta de Airbus de Puerto Real, por ejemplo, está solo a la espera de que se ratifique el cierre por parte de la empresa. Es otro caso de lo que viene pasando desde hace años. Concentraciones y acampadas junto a la factoría no han servido de nada y no será por la baja productividad.

Negociaciones rotas

Las negociaciones se han roto después de que la mesa negociadora haya estado reunida en Sevilla durante 12 horas, sin lograr un acuerdo. Los trabajadores han reanudado este jueves las barricadas, las manifestaciones, los cortes de tráfico y las concentraciones a las puertas de industrias como Navantia, Airbus o Alestis. Esta tarde a las cinco vuelven a sentarse a la mesa en Sevilla para intentar sacar adelante el convenio colectivo provincial.

Los sindicatos han acusado a los empresarios de mantener una postura “intransigente” y de haber “pasado los límites de la buena fe”. Asimismo, han señalado que seguirán con la huelga, que “las calles seguirán viva” y han advertido de que “lo que pase en las calles será responsabilidad de la patronal”. Los sindicatos reclaman una actualización de los sueldos de los trabajadores y trabajadoras del sector del metal, pero las empresas señalan que no pueden -o no quieren- asumir estas subidas.

Movilizaciones y represión

Los piquetes informativos de primera hora han cortado el acceso a Cádiz por el puente Carranza, hasta que han llegado las fuerzas antidisturbios para dispersar a los manifestantes y restablecer el tráfico.

El nivel de represión está siendo cada vez más elevado, así como la intoxicación y las mentiras que se han venido vertiendo desde todos los grandes medios de comunicación. Los propios trabajadores ya han empezado a señalar a la prensa generalista en las movilizaciones. Por ejemplo un equipo del programa de Ana Rosa ha sido increpado por los manifestantes: “¡sois unos fascistas y unos manipuladores!”.

A media mañana, los manifestantes se han dirigido a la sede del PSOE. Antes, han hecho parada en la Catedral para realizar unas declaraciones. “Cuando la clase trabajadora nos ponemos en marcha no hay quien nos pare y no nos vamos a callar”. “Aquí los únicos violentos visten de Armani, es la patronal. Violencia es no llegar a fin de mes, que se entere la ciudadanía que nos vamos a perder nuestros derechos” o “los problemas de una fábrica no se pueden quedar allí, tenemos que hacer partícipe a toda la ciudadanía” son algunas de las reflexiones que han hecho.

A medida que ha avanzado la mañana, las principales movilizaciones se han ido desplazando al centro de la ciudad, llegando a las puertas de la patronal -completamente protegida por la policía- y cortando las principales calles de la capital gaditana. La población apoya completamente las reivindicaciones de los trabajadores en huelga, una lucha que sienten como suya.

 

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: