La dirección de betevé, la televisión pública de Barcelona, continua con su política agresiva de despidos indiscriminados y este viernes ha echado a la calle a otros 12 profesionales bajo la premisa de «reformular la programación», según ha avanzado la propia cadena en su web. Dichos despidos se suman a los 9 que ya se ejecutaron el pasado mes de julio por razones, aparentemente, económicas.

La dirección de betevé, además, ha decidido suprimir los programas L’Àrtic, La Família Barris y La Cartellera y despedir a varios trabajadores que estaban vinculados a ellos para «hacer un magacín en directo con las personas de estos programas que no han echado».

No obstante, según ha declarado el presidente del Comité de Empresa, Roger Matamoros, a El Triangle, esto «no es del todo cierto ni tiene mucho sentido» porque, por un lado, algunos de los despedidos no trabajan en ninguno de estos programas que suprimen y, por otro, se pretende que este magacín sea «cultural y de barrios, es decir, lo que ya se hacía».

Una vez oficializados los despidos, el Comité de Empresa de betevé ha convocado una asamblea de urgencia con la plantilla. Según la nota de la cadena, el presidente del comité, Roger Matamoros, ha dicho que los trabajadores «no aceptamos de ninguna de las maneras» las medidas tomadas por la dirección y ha reclamado la «reincorporación inmediata» de las 12 personas.

El Comité de Empresa también ha pedido la implicación de la alcaldesa, Ada Colau, y del primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, para resolver el conflicto laboral del medio público. Matamoros también ha acusado a la dirección de betevé de haber roto el marco de negociación entre la empresa y los trabajadores para tratar de resolver el conflicto laboral: “Queremos seguir negociando. No nos hemos levantado de la mesa negociadora, la han roto ellos”, ha recalcado el presidente del comité.

Según avanzó El Triangle, la dirección planteaba recortes en el ámbito salarial y de condiciones laborales y, entre otros, pretendía acabar con las reducciones de jornada que permiten a los empleados del Ayuntamiento realizar un 60% de horas y cobrar el 80%, recortar un 5% el sueldo de la plantilla y congelarlo desde 2021 hasta 2023, sin aplicar ningún incremento. Sin embargo, el jueves de la semana pasada, la plantilla decidió por un 58% rechazar esta última propuesta.

En un comunicado, el director de betevé ha afirmado que la decisión de despedir a 12 trabajadores ha sido «muy dura» y ha señalado que llegar a un acuerdo con el Comité «nos habría permitido soluciones menos traumáticas». Vicente ha insistido en la necesidad de «revertir la dinámica en la que se encuentra inmersa betevé y garantizar su futuro y relevancia». El Comité de Empresa pide su dimisión.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: