El Ayuntamiento de Barcelona ha reconocido a una treintena de personas que sufrieron represalias del régimen franquista durante la etapa final de la dictadura.

El acto ha tenido lugar en el Saló de Cent del edificio consistorial y ha contado con la presencia del concejal de Memoria Democrática, Jordi Rabassa, del concejal de Derechos de Ciudadanía y Participación, Marc Serra, de August Gil en representación de la Junta de Valoración, y de Roser Rius en nombre de los reconocidos. Se trata del primer reconocimiento desde que el Plenario del Consejo Municipal aprobó el reglamento que fija los criterios para que las víctimas del franquismo puedan ser reconocidas como tales.

En concreto, el objetivo del Ayuntamiento es reconocer a personas que sufrieron violaciones de los derechos a la vida, y a la integridad física, moral o sexual, mientras luchaban por la defensa y la recuperación de las libertades democráticas, sindicales, de los derechos nacionales o del autogobierno de Cataluña. También por la igualdad entre hombres y mujeres entre 1960 y 1978.

El reconocimiento como persona represaliada consiste en una resolución administrativa que no comporta retribución ni compensación económica, pero podrá servir de documento probatorio en procedimiento judicial.

Las personas que han sido homenajeadas en el acto son Antoni Albareda, Isabel Alonso, Isidor Boix, Jordi Conill, Antoni Lluís Corbella, Ramon De Alòs-Moner, Lluís Díaz, Maria Àngels Espuny, Carlota Falgueras, Maria Cristina Farré, José Gálvez, José Gil, Miquel Inglés, José Isún, Jordi Martínez, Miguel Martínez, Ginés Martínez, Montserrat Milà, Antoni Montserrat, Gustau Adolfo Muñoz, Lluís Orri, Clara Carme Parramon, Emilio Penado, Roser Rius, Frederic Sánchez, Joaquim Sempere, Ascensió Solé, Anna Torrent, Carles Vallejo y Núria Vidal.

El derecho más vulnerado fue el de la integridad física, seguido de la integridad psíquica y moral, y en menor medida, el de la integridad sexual.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: