Unas 350 personas, según la Guardia Urbana, se concentraron este lunes por la tarde en la plaza Sant Jaume de Barcelona para protestar contra la ola de feminicidios que ha convertido diciembre en el mes más mortal para las mujeres en España en dos décadas: 11 mujeres asesinadas y 49 en total en 2022.

Durante la manifestación, convocada por las organizaciones feministas de Catalunya, Novembre Feminista y Ca la Dona, se ha guardado un minuto de silencio por todas las mujeres asesinadas y por todas aquellas que sufren violencia de cualquier tipo.

En el manifiesto que ha acompañado la concentración, las entidades convocantes han alertado de que estos feminicidios son solo «la punta del iceberg del infierno que sufren las mujeres, con las numerosas formas en que se ejercen las violencias machistas».

Entre estas, han enumerado los asesinatos y las violencias en el ámbito de la pareja o expareja, la violencia vicaria, el acoso sexual o por razón de sexo en los ámbitos laborales, académicos y culturales, la violencia económica, las violencias institucionales, las agresiones sexuales, las violencias sexuales en contextos de conflicto armado y guerras, y la violencia digital y la obstétrica.

Ámbito judicial, formación y responsabilidad informativa

Las entidades han reclamado incorporar la diligencia debida en el sistema judicial a fin de «prevenir, investigar, sancionar y reparar las violencias machistas» para asumirlas como un problema estructural y de discriminación, en lugar de una infracción individual.

Además, han exigido formación obligatoria en perspectiva de género de la judicatura y los operadores jurídicos; políticas públicas y recursos contra las violencias machistas en todas las administraciones, y «a toda la sociedad cambiar el imaginario colectivo y transformar la cultura de la violencia».

También han pedido a los medios de comunicación «que se hagan cargo de su responsabilidad social y traten las violencias machistas con personas expertas y activistas que tengan perspectiva de género», a fin de que la alarma del mes de diciembre se extienda a la cotidianidad de las agresiones contra las mujeres durante todo el año.

«El machismo mata»

En la concentración participó Tània Verge, actual consellera de Igualdad y Feminismos de la Generalitat, quien manifestó ante los medios de comunicación que la violencia machista no se erradicará hasta que no se ponga fin al patriarcado.

Una anomalía que según Verge es el principal problema social y político del país, y que para combatirlo se debe de producir un cambio cultural y social profundo en la sociedad, del que se «requiere de más feminismo en todos los ámbitos». La consellera recordó también que el teléfono 900 900 120 está al servicio de las víctimas de las violencias machistas: «No estáis solas».

Por su parte, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, que también acudió al acto, calificó de «negro» el mes de diciembre por la cantidad de asesinatos machistas, y lanzó un aviso: «No podemos normalizar los discursos de extrema derecha que intentan normalizar el machismo. El machismo mata».

«Absoluta prioridad»

Una lucha contra la violencia machista durante este 2023 es lo que reclaman también desde la plataforma Lobby de Dones, quienes aseguran que esta problemática tiene que convertirse en una «absoluta prioridad» tras los 49 feminicidios que se produjeron en 2022, unas cifras que calificaron de «inasumibles».

Una de sus integrantes, Esperança Bosch, señaló que hay que «analizar caso por caso» para saber «qué ha pasado», para saber «dónde están las fugas». Bosch hace un llamamiento a mejorar el sistema porque a estas mujeres asesinadas «les ha fallado estrepitosamente». Desde la plataforma han apuntado que quieren «encontrar soluciones y no culpables».

Concentración en Madrid

Una concentración que se suma a la que se produjo el domingo 29 de diciembre en Madrid, donde varios centenares de personas, bajo el lema «Estado cómplice, las feministas respondemos», salieron a protestar contra la violencia machista frente al Ministerio de Justicia.

«¿Qué le está pasando a este país, que asesinan a diez mujeres y la gente mira para otro lado?», se preguntaba Pilar Díaz Contreras, una de las personas que sostenían la pancarta en la cabecera de aquella concentración. Pilar fue la encargada de leer los nombres de las mujeres asesinadas en 2022. El resto de concentradas respondía en voz alta «asesinada», tras cada nombre citado.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: