La Oficina para la No Discriminación del Ayuntamiento de Barcelona ha denunciado a la Fiscalía de Delitos de Odio la incitación al odio y los “cánticos nazis” durante las protestas del jueves en la plaza Bonanova, con participantes en contra de la ocupación de los edificios de La Ruïna y El Kubo. Además, ha identificado a un candidato de Vox en Rubí entre los manifestantes.

La denuncia, consultada por Europa Press este martes, detalla que se realizaron “cánticos nazis, saludos fascistas y manifestaciones incitando al odio ideológico contra personas que identifican como de signo contrario y contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau”.

“En los días previos, se realizaban convocatorias incitando al odio contra colectivos de ideología antagónica a la suya, entre otros, los miembros de las casas ocupadas y los colectivos antifascistas que convocaban a manifestarse el mismo día en la plaza Lesseps”, añade la denuncia.

También explica que entre los convocantes estaba Daniel Esteve, de la empresa Desokupa, quien ha sido denunciado en varias ocasiones por realizar acciones presuntamente delictivas, como la que se pretendía con la convocatoria masiva del jueves.

Asimismo, el diario Nació Digital informa de que una de las pruebas aportadas es un vídeo en el que varias personas proclaman “Sieg Heil”, un saludo habitual del régimen de Adolf Hitler. Además, asegura que en las imágenes se ve a conocidos miembros de movimientos neonazis y se menciona a Gabriel Naranjo, número 17 de la lista de Vox por Rubí.

En la denuncia se hace constar que entre los grupos neonazis había miembros de los Casuals, un grupo condenado por organización criminal, lesiones y otros delitos de odio. E incluso, según ha tenido constancia Nació Digital, en las mencionadas protestas participó también el hijo del candidato de Vox en Barcelona, ​​Gonzalo de Oro-Pulido, que portaba una porra extensible, motivo por el que fue denunciado por llevar un arma ilegal.

Así pues, el Ayuntamiento ha instado a esclarecer todos los hechos relatados y a que se derive la investigación pertinente.

“Entendemos que estos hechos no pueden estar amparados por el derecho a la libertad de expresión, ya que de manera clara y explícita suponen un menosprecio hacia las personas de ideología de izquierdas, liberales, progresistas o de cualquiera que consideren antagónica”, aseguran en el escrito.

La alcaldesa Ada Colau ha explicado que se ha llegado a unos “límites no tolerables” y ha afirmado que Ciudadanos, Valents o Vox han contribuido a crear el clima de crispación.

“Partidos de derechas y de extrema derecha incendiaron de forma irresponsable el conflicto”, ha asegurado Colau. “No vamos a permitir que venga la extrema derecha a crear conflictos y a instaurar discursos de odio o hacer gritos fascistas en nuestras calles”, añade.

“Se vivió una situación inaceptable que es que la extrema derecha haya traído a centenares de personas de todo el Estado con autobuses y coches para hacer una manifestación de odio, donde hemos visto gritos directamente nazis, incitando al odio y a la violencia con amenazas, y esto no lo permitiremos en Barcelona”, ha expresado.

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: