El Ayuntamiento de Barcelona ha eliminado el nombre de Antonio López del nomenclador de la ciudad. La ponencia del nomenclador de junio del 2021 ya dio luz verde al cambio de nombre de la plaza, que ahora se ha dividido en dos y que han sido bautizadas como plaza de Idrissa Diallo y plaza de Correos.

De este modo se cambia el nombre del esclavista nacido en Comillas en 1817 y muerto en Barcelona el 1883 por el del migrante nacido en Guinea en 1991 y muerto en Barcelona por una insuficiencia respiratoria en 2012, dos semanas después de haber saltado la valla melillense y haber sido recluido en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la ciudad. La muerte de Diallo desencadenó un movimiento ciudadano para reclamar el cierre de esta instalación que todavía hoy sigue operativa.

En marzo del 2018 se retiró la estatua de Antonio López de la plaza, hecho que daba respuesta a una vieja reivindicación de entidades y movimientos ciudadanos. Las mismas entidades recogieron 15.000 firmas para cambiar el nombre de la plaza por el de Idrissa Diallo. El proyecto de remodelación de la vía Layetana, que empezó el 1 de marzo, prevé reurbanizar el espacio con la retirada de la peana que sostenía la estatua.

El regidor de Ciutat Vella y de Memoria Democrática del Ayuntamiento, Jordi Rabassa, ha recordado que el cambio es un «compromiso» de la ciudad con la democratización del espacio público.

Nueve nombres de mujer

Por otra parte, entre los cambios del nuevo nomenclátor hay la incorporación de nombres de mujer en nueve espacios de la ciudad. Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, se trata de mujeres representantes de la memoria del activismo vecinal, político y sindicalista, y también de la cultura de la ciudad. Dos de los nueve nombres corresponderán a calles, que cambiarán de nombre y siete a plazas. Actualmente, solo el 8% de espacios de la ciudad tienen nombres de mujer en la capital catalana.

Las plazas que pasan a tener nombre femenino son la Plaza Valerie Powles, en Sants-Montjuic; la Plaza de Ros Galobardes i Alsina y la Plaza Ramona Fossas i Puig, las dos en Horta-Guinardó; la Plaza de Lolita Torrentó i Prim, en Sant Martí; la Plaza de Angelina Trallero i Bullich, en Sarriá-Sant Gervasi; la Plaza Francesca Vergés i Escofet, en Sant Andreu, y la Plaza de Lluïsa Alba, en Nou Barris.

En cuanto a las calles, se cambia la denominación de la calle Conde de Santa Clara, en Ciutat Vella, por Felícia Fuster i Viladecans, mientras que la calle Duque pasa a llamarse calle Josefa Vilaret, también en el distrito de Ciutat Vella.

La Ponencia del Nomenclátor también ha aprobado dos cambios para añadir el género femenino en nombres que hasta ahora solo se referían al masculino. Son la Placeta de les Àvies i els Avis, en Nou Barris; y el Parque de las Trabajadoras y los Trabajadores de la Maquinista, en Sant Andreu.

Los cambios aprobados también potencian la recuperación de los nombres populares de los lugares de la ciudad para devolver a los espacios los nombres que se usaban entre el vecindario de los barrios.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: