Un conjunto de 77 contenedores marítimos de mercancías se convertirán en un edificio de viviendas provisionales en la zona de Glòries, pensados para hacer frente a situaciones de exclusión residencial en Barcelona. Hace dos años, el Ayuntamiento ya inauguró un edificio de emergencia social en el Barrio Gótico, también construido con contenedores. Era la primera fase del proyecto APROP, un complejo más pequeño y con menos viviendas que, a estas alturas, sigue en pleno funcionamiento. Tanto el complejo del Gótico como el que será una realidad tras siete meses de obras, se inspiran en proyectos que ya se desarrollan, desde hace tiempo, en ciudades como Ámsterdam o Copenhague.

Una primera ventaja de este modelo constructivo es la duración de las obras: únicamente 26 semanas, un tiempo sustancialmente inferior al necesario para levantar un bloque convencional: como mínimo dos años, o sea 104 semanas. En el complejo habrá 42 alojamientos en los que se calcula que cabrán unas 100 personas. Un inmueble de 7 plantas que comporta una inversión de cerca de 5 millones de euros.

Los inquilinos pagarán un alquiler social hasta que encuentren una vivienda definitiva. 35 de los 47 pisos del bloque, de 52,7 metros cuadrados, tendrán dos dormitorios y serán accesibles para personas con movilidad reducida.
El resto de viviendas tendrán una superficie útil de 25,8 metros cuadrados. El acceso será a través de una pasarela exterior y todos dispondrán de balcón exterior. En la urbanización del interior de la isla, se incorporarán mejoras detectadas a raíz de la crisis sanitaria provocada por la covid.

Así, en la planta baja se instalarán espacios de gestión y atención a las personas, así como espacios comunales como una lavandería, una gran sala polivalente tanto para los residentes como para los usuarios del huerto urbano del interior, que gestionará el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad.

Globalmente, la segunda promoción de APROP, con 3.666 metros cuadrados construidos, llega después de que la «fundacional» del Barrio Gótico ha sido ampliamente reconocida y premiada como modelo de innovación social y arquitectónica.

De este modo, el consistorio barcelonés profundiza en la investigación de métodos constructivos que permitan ampliar el parque público de viviendas y alojamientos para afrontar la emergencia habitacional. En el solar de les Glòries de momento, la constructora adjudicataria ha puesto a punto los contenedores preparados previamente en una fábrica. Una vez colocados, los últimos trabajos se centran en los acabados de los interiores, la fachada y la cubierta.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: