Cuba, Venezuela y Nicaragua son voces discordantes en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la operación militar especial rusa en Ucrania.

Los tres países latinoamericanos arremetieron el martes contra el “doble rasero” de la comunidad internacional que trata en la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) de aprobar una resolución de condena de la operación militar de Rusia iniciada el pasado jueves en el territorio ucraniano.

La Habana, Caracas y Managua denunciaron que la ampliación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia los antiguos países satélites de la extinta Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en el este de Europa es lo que ha conducido a la actual situación que vive Ucrania.

“No resulta posible examinar con rigor y honestidad la situación actual en Ucrania sin valorar detenidamente los factores que han conducido al uso de la fuerza”, como son el empeño estadounidense de continuar la progresión de la OTAN hacia las fronteras de la Federación Rusa y la entrega de armas modernas a Ucrania que equivalen a un cerco militar, declaró el embajador de Cuba ante la ONU, Pedro Pedroso Cuesta.

Además de advertir de que “no es posible conseguir la paz cercando y acorralando a los Estados”, Pedroso Cuesta enfatizó que “Cuba rechaza la hipocresía y el doble rasero” de la comunidad internacional.

A su vez, el representante de Nicaragua, Jaime Hermida Castillo, utilizó el término “doble rasero” para describir el comportamiento del organismo internacional respecto a la crisis en Ucrania.

“La ONU no puede ser utilizada para profundizar los conflictos”, afirmó, por su parte, el representante venezolano, Samuel Moncada.

Durante una conversación telefónica mantenida el mismo martes, el presidente venezolano, expresó a su par ruso, Vladímir Putin, “su firme apoyo a las acciones decisivas de Rusia en Ucrania y condenó los actos desestabilizadores de EE.UU. y la OTAN”, según un comunicado del Kremlin.

Eso se produce mientras una decena de países latinoamericanos, incluidos Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador, Uruguay, Panamá, Guatemala, Perú y Paraguay, forma parte del centenar de países copatrocinadores de la resolución presentada por países occidentales, incluido Ucrania, que tiene como fin condenar la operación rusa.

La vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, ha pedido “responsabilidades humanitarias, económicas, jurídicas” a Rusia por desatar el conflicto en Ucrania. El mundo “no quiere ni va a aceptar” la vuelta a los imperios, ha advertido.

Por otro lado, el embajador mexicano, Juan Ramón de la Fuente, ha criticado el sistema de veto de las Naciones Unidas, por lo que Rusia pudo vetar el proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que exigía detener su operación militar en Ucrania.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: