Argelia ha prohibido el comercio con España por el giro del Gobierno en el asunto de la soberanía del Sahara. Horas después de conocerse que Argel rompía el Tratado de Amistad entre ambos países , se ha hecho pública una nueva reacción ante el cambio de postura del Gobierno en su relación con Marruecos y la excolonia española.

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, ha anunciado la suspensión “inmediata” del tratado de amistad suscrito con España hace casi dos décadas como represalia por su “injustificado” apoyo al plan de autonomía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Según ha reportado Reuters, la Asociación de Bancos y Entidades Financieras de Argel (Abef) ha remitido un comunicado en el que se congelan todas las domiciliciaciones bancarias obtenidas del comercio con España. La medida, que la Abef ha pedido que sea aplicada de manera estricta, entra en vigor este mismo jueves 9 de mayo.

Por ahora, el gobierno español se ha limitado a decir que “lamenta” el paso que ha dado el ejecutivo argelino, pero remarca que Argelia ha hablado de suspensión, y no de ruptura. Fuentes del Ejecutivo añaden que España “considera Argelia como un país vecino y amigo y reitera su plena disponibilidad para continuar, mantener y desarrollar las relaciones especiales de cooperación entre ambos países”.

Como consecuencia del giro de marzo, España ha conseguido empezar a resolver carpetas pendientes con Marruecos , pero ha abierto una crisis con Argelia, con la que hasta ahora mantenía unas buenas relaciones. De hecho, la relación diplomática en estos momentos es inexistente , y el ministro de Asuntos Exteriores argelino, Ramtane Lamamra, se ha negado a atender las peticiones del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, para establecer un diálogo.

Las autoridades argelinas recriminan a las españolas la campaña que han iniciado para intentar argumentar un giro político que, según han esgrimido, supone una “violación de las obligaciones jurídica, moral y política ” de la que sigue siendo “potencia administradora” del Sáhara Occidental.

En este sentido, Argelia reprocha el apoyo del ejecutivo de Pedro Sánchez a una “fórmula ilegal e ilegítima” como es la autonomía planteada desde Rabat, que plantea una política colonial de “hechos consumados” mediante “argumentos” falaces”, según el comunicado recogido por la agencia de noticias oficial APS.

Un tratado que enmarca las relaciones entre ambos países

El Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación , suscrito en 2002, “hasta ahora regía el desarrollo de las relaciones entre ambos países”, como ha recordado la presidencia argelina, que así da un paso más en unas críticas que ya le van llevar en marzo a llamar a consultas al embajador en Madrid .

España y Argelia mantienen relaciones diplomáticas desde la independencia del país norteafricano, en 1962. El Tratado firmado en 2002 convertía la relación entre ambos países en “estratégica” . Lo firmaron los entonces presidentes de los países, José María Aznar y Abdelaziz Bouteflika.

El texto establece la cooperación entre ambos países en distintas áreas, entre las que destacan la cooperación en el control de los flujos migratorios; la coordinación en el intercambio de información, prevención y lucha contra el terrorismo; y la colaboración contra el crimen organizado y el tráfico de drogas.

Publicado en el BOE en noviembre de 2003, también incluye el compromiso de impulsar la cooperación en materia económica y financiera, en defensa , desarrollo , cultura o educación , entre otros ámbitos. También prevé potenciar la enseñanza de la lengua y la civilización española en Argelia y del árabe en España.

En el ámbito diplomático, Madrid y Argel institucionalizaban un encuentro anual de los jefes de gobierno y de los ministros de Asuntos Exteriores.

Sánchez se justifica en el Congreso

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha explicado este miércoles en el Congreso de los Diputados el porqué de su cambio de postura respecto al conflicto del Sáhara. Hacía cincuenta años que los partidos españoles mantenían un acuerdo sobre la cuestión, pero esto se quebró cuando Sánchez se alineó con Marruecos.

Sánchez le ha justificado diciendo que se ha hecho para conseguir una pacificación en la frontera y el reconocimiento explícito de Ceuta y Melilla. Pero ha pasado de puntillas sobre la autodeterminación y las resoluciones de la ONU:

“La propuesta marroquí sobre la autonomía es la más seria y creíble. La solución deberían aceptarla ambas partes. Haremos todo lo posible para contribuir.”

Pese a que algunos portavoces parlamentarios han recordado que Argelia llamó a consultas al embajador tras saberse que España apoyaba el plan de autonomía marroquí para el Sáhara y ha amenazado con subir el precio del gas, Sánchez no ha hecho ninguna referencia a la situación actual de las relaciones bilaterales.

Sus explicaciones no han convencido a ninguno de los otros grupos, empezando por sus socios de Unides Podem. Los grupos del Congreso se preguntan qué ha provocado ese cambio histórico en el gobierno, que ha pasado de reclamar un referéndum para la ex colonia a aceptar una autonomía en un régimen autocrático como el marroquí.

Mientras el PP ha incidido en los desacuerdos en el gobierno de coalición, los morados han intentado no abrir un nuevo frente con el PSOE. Pablo Echenique se ha dirigido a Sánchez para decirle que “si el gobierno rectifica con el Sáhara y se muestra más firme con Marruecos volverá a situarse en el ámbito de la legalidad internacional”.

Para los independentistas, todo se limita a una cuestión económica que desterra al pueblo saharaui.

La duda del gas

En estos más de dos meses transcurridos, el gobierno español se ha apresurado a subrayar que Argelia es un “socio sólido y fiable” y en poner de relieve que siempre ha cumplido sus contratos internacionales en materia energética, cuestionando en cuanto la crisis diplomática pueda tener un impacto en el suministro de gas en España.

Argelia amenazó a España con cortar el suministro si desvía gas hacia Marruecos, y el gobierno español se apresuró a puntualizar que el gas que compre Marruecos “en ningún caso” procederá de Argelia.

En una respuesta parlamentaria fechada el 1 de junio ya la que tuvo acceso Europa Press, el gobierno español sostenía que “no hay indicios objetivos de una situación de falta de suministro gasista [en el Estado] en los próximos meses”.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: