El Juzgado de Instrucción número 1 de Lleida ha archivado la causa contra tres militantes de Endavant-OSAN a raíz de unas pintadas que denunciaban la negativa de la Iglesia a dar los datos sobre los abusos sexuales a la vez que señalaban su complicidad y encubrimiento.

La denuncia, además, explica Endavant, vinculaba esta acción con unas cartas anónimas enviadas al Obispado por una persona que afirmaba haber sido víctima de abusos sexuales durante los años 60 y 70 por parte de un miembro de la curia actual de la diócesis de Lleida. Además, Endavant-OSAN y Alerta Solidaria critican que los esfuerzos por investigarlos contrastan con la pasividad de Mossos y Justicia para investigar los abusos denunciados a las cartas.

Endavant Ponent denuncia en un comunicado que la investigación de los Mossos es «claramente política» y evidencia que registran información y seguimiento de la participación política de sus militantes.

«Hicimos las pintadas y nos reafirmamos en los motivos», reconocen en un comunicado. Explican que querían denunciar que, como también exponen estas cartas, «la institucionalización de la pederastia y los abusos sexuales dentro de las congregaciones y centros educativos religiosos es una realidad amparada, también por las administraciones políticas y judiciales».

Lamentan, además, que hace un mes se hacía público que la Iglesia española no creará ninguna comisión independiente para investigar los abusos. Con respecto al Obispado de Lleida, en 2019 se abrió el servicio de atención diocesano a las víctimas de abusos a menores y adultos vulnerables para poder recoger posibles casos.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: