Después de que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, se hizo fuerte este martes y confirmó que “no tiene ninguna intención” de dimitir por el caso de presunta corrupción por el que está procesada porque es “inocente”, el caso Borràs ha protagonizado la sesión de control al presidente de la Generalitat de este miércoles.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha evitado apoyar a Borràs, después de que el líder del PPC, Alejandro Fernández, haya pedido su dimisión para preservar el “prestigio y la dignidad” de la cámara catalana y “el cumplimiento del reglamento”.

Aragonés se ha limitado a decir en la sesión de control en el Parlament que “respecto a este asunto mi capacidad de intervención es la misma que tienen cualquiera de los 135 diputados de esta cámara”.

“Estoy convencido de que para garantizar el buen servicio de la institución, por la defensa de las instituciones y por su prestigio, en el momento oportuno en que deba tomarse una decisión, cada uno tomará la mejor decisión que permita preservar el servicio público que prestamos a los ciudadanos de Catalunya”, ha añadido.

El dirigente del PPC ha recordado al presidente del Gobierno que prometió “transparencia y ejemplaridad” durante su investidura: “Ahora tiene la oportunidad”, ha concluido Fernández, que ha aprovechado para pedir a Borràs que dimita para mantener el “prestigio y la dignidad” del Parlamento, y para defender su presunción de inocencia.

Una petición de dimisión a la que se han sumado el grupo de Vox. Ignacio Garriga ha considerado que Borràs debe dimitir por “un caso más de corrupción en el seno del separatismo”. “No es más que el rostro actual del atraco ideológico que llevan décadas realizando desde las instituciones. Corrupción para lucrarse con el dinero de todos”, ha señalado el líder de Vox.

Pensión vitalicia

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha pedido al TSJC que consulte al Tribunal Constitucional si la puede juzgar un jurado popular, pese a que están excluidos en los casos de prevaricación. Si consiguiese su objetivo, su proceso se alargaría en el tiempo.

Borràs fue investida Presidenta del Parlament de Catalunya con los votos de Junts y ERC el 12 de marzo de 2021. Para poder cobrar pensión vitalicia necesita llegar como presidenta de la cámara catalana hasta el 12 de marzo de 2023.

En efecto, la ley 2/1988, de 26 de febrero, indica en su artículo 2, que “los expresidentes del Parlament que hubieran ostentado el cargo durante dos años como mínimo al llegar a la edad de sesenta y cinco años tendrán derecho a percibir una pensión vitalicia consistente en una asignación mensual igual al 40 por 100 de la retribución mensual correspondiente al ejercicio del cargo de Presidente del Parlamento”.

Por tanto, Laura Borràs, en caso de llegar hasta el próximo mes de marzo como presidenta, cobraría de pensión el 40% de los 155.570 euros que percibe actualmente.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: