El president de la Generalitat, Pere Aragonès, no asistirá a la manifestación de la ANC por la Diada porque «considera que no sería coherente con el planteamiento que han hecho los propios organizadores».

Fuentes de Presidencia de la Generalitat han argumentado que se trata de una manifestación «contra los partidos políticos y las instituciones, y no contra el Estado español, que profundiza en las divergencias del independentismo».

La ANC ha convocado esta manifestación bajo el lema ‘Tornem-hi per vèncer: Independència’ (‘Volvamos para vencer: Independencia’) y en su manifiesto la entidad afirma que «se ha acabado esperar nada de los partidos, solo el pueblo y la sociedad civil organizada podrán alcanzar la independencia», y critica la mesa de diálogo.

Será la primera vez desde 2015, cuando Artur Mas presidía la Generalitat, que un president catalán no acuda a la manifestación de la Diada, ya que tanto Carles Puigdemont como Quim Torra asistieron a estas movilizaciones cuando encabezaban el Ejecutivo, igual que hizo Aragonès el año pasado.

Pese a su ausencia en la manifestación, las fuentes de Presidencia han apuntado que Aragonès llama a la ciudadanía a participar en los actos de la Diada y defiende que la independencia se conseguirá «solo unidos, calle, partidos e instituciones, pese a la diversidad de opiniones y estas divergencias».

Por eso, ha pedido que «el movimiento independentista evite mirarse de reojo entre los compañeros de viaje» y que la atención no se centre en si él participa o no en la manifestación, sino en que la ciudadanía se exprese en la calle a favor de la independencia.

Asimismo, las fuentes de Presidencia han concretado que el president participará en varios actos el 11 de setiembre, como la ofrenda al monumento de Rafael Casanova en Barcelona y en Sant Boi de Llobregat, otros actos organizados por entidades y presidirá el acto institucional de la Diada que se celebrará en Montjuïc.

ANC: «Los partidos independentistas se han acomodado»

En el manifiesto de la Diada de este año, la ANC destaca que «hace falta un nuevo envite por la independencia. Y viendo que, en estos momentos, los partidos autodenominados independentistas no se suman a ello, tendremos que encontrar nuevos caminos y seguir el ejemplo de movimientos no-violentos por la independencia como Gandhi en la India».

Según esta asociación civil, «hace falta corregir los errores de hace cinco años», entre ellos el de «no defender la independencia y considerar a España un estado democrático con el que se pueden negociar los derechos nacionales de Catalunya», ya que consideran que con un conflicto político de estas dimensiones «cualquier estado de tradición democrática habría intentado una solución pactada, como en Escocia o el Quebec».

Sobre los partidos independentistas, consideran que éstos «se han acomodado en las instituciones», y les echa en cara «someterse a la justicia española» tras las elecciones de 2017 y «dejar de lado el conflicto con España» después de las victoria con un 52% de los votos en 2021.

Tensión entre Junts y ERC

El anuncio de que Aragonès no asistirá a la manifestación de la Diada ha provocado un nuevo cruce de declaraciones entre Junts y ERC, con la ANC de por medio. En una publicación en Twitter, el vicepresidente de la Generalitat y consejero de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, ha afirmado que tanto él como los consellers de Junts asistirán a la manifestación: «Yo y los consellers de Junts sí que iremos a la manifestación de la Diada».

Asimismo, ERC ha asegurado en un comunicado que el partido «estará, como siempre, presente en todos los actos» de la Diada y anima a participar en todos ellos, así como en la manifestación de la ANC. Sin embargo, en el comunicado ERC ha afeado a la ANC el objetivo de la manifestación: «Nos gustaría cualquier entidad que convoca una manifestación lo haga a favor de la independencia y no en contra de los independentistas».

El pasado lunes, Junts hizo público el resultado de su auditoría del pacto de Govern con ERC, que concluye que «aleja» la independencia más que la acerca, según explicó el secretario general de JxCat, Jordi Turull, que dio de margen hasta pasado el debate de política general para «revertir» la situación.

«Así no podemos seguir», advirtió Turull a ERC en una rueda de prensa desde la sede de Junts en Girona, en la que compareció junto a la presidenta del partido, Laura Borràs. En la rueda de prensa, Borràs constató los «incumplimientos» de ERC en materia independentista que figuran en el acuerdo de Govern, y defendió «revertirlos».

Precisamente, este jueves la Mesa del Parlament se reafirmó en la suspensión de Borràs como presidenta de la Cámara, al tumbar las peticiones de reconsideración de Junts, entre ellas una en la que se esgrimía que el informe no vinculante del Comité de Derechos Humanos de la ONU es también «aplicable» a la líder del partido.

Ese movimiento, en cambio, no varió el desenlace esperado: todos los representantes de los grupos en Mesa y Junta, a excepción de Junts, rechazaron admitir a trámite la reconsideración, al considerar que, en base al reglamento, su suspensión no entra en los supuestos contemplados para ser reconsiderada por la Mesa.

Desde ERC se han mostrado muy críticos con ese intento de Junts de equiparar este caso con el dictamen de la ONU, al opinar que se hace un «flaco favor» al independentismo; en cambio, desde JxCat se ha evidenciado la indignación con la decisión de no admitir a trámite la reconsideración o permitir un posicionamiento jurídico de los letrados, un hecho que consideran «inaudito» y sin precedentes en la cámara.

El 17A, ejemplo reciente

El pasado 17 de agosto, cuando se cumplían cinco años de los atentados de las Ramblas y Cambrils, se vivieron momentos de tensión entre algunos manifestantes y los representantes políticos. Entre gritos de «queremos saber la verdad», algunos concentrados incluso llegaron a romper el minuto de silencio en memoria de las víctimas.

Tras el minuto de silencio, Laura Borràs acudió a saludar a algunos de los concentrados que la aclamaban al grito de «presidenta». Además, criticó a la vicepresidenta de ERC, Alba Vergés, no acudir al acto a pesar de haber asumido las funciones de Borràs.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: