Un tribunal de Arabia Saudí ha condenado a Salma al-Chehab a 34 años de prisión por “brindar ayuda” a través de sus tuits a opositores políticos que buscaban “perturbar el orden público”, según un documento judicial.

ALQST, la organización independiente que trabaja para defender los derechos humanos en Arabia Saudita y con sede en Londres, ha denunciado en un comunicado que se le ha impuesto “la pena de prisión más larga jamás impuesta por las autoridades saudíes a un activista que manifiesta su opinión de forma pacífica”. Recuerdan que se trata de un contexto donde la “represión ya es excesivamente dura”.

Además, el tribunal de apelaciones le prohíbe salir del país por un período similar, según una sentencia dictada el 9 de agosto. “El 9 de agosto, el Tribunal Penal Especializado de Apelación emitió una sentencia de 34 años de prisión contra ella, además de prohibirle viajar al exterior durante un periodo similar tras cumplir su sentencia”, ha indicado en un comunicado el Centro del Golfo para los Derechos Humanos (GCDH).

Esta madre de dos hijos ha sido declarada culpable de “brindar asistencia a quienes buscan perturbar el orden público y difundir información falsa y maliciosa”, al “escribir y publicar tuits” en su cuenta personal. ALQST denuncia que Al Shehab utilizaba su cuenta en Twitter “en particular para mostrar sus creencias en la justicia de la causa palestina y para defender a prisioneros de conciencia”.

Estudiante en la Universidad de Leeds

Estudiante de doctorado en Odontología en la Universidad de Leeds en Inglaterra, Salma Al-Chehab fue arrestada en enero de 2021 mientras estaba de vacaciones en Arabia Saudita.

En junio de 2022, un juzgado la había condenado en primera instancia a seis años de prisión, tres de los cuales fueron suspendidos, pena aumentada considerablemente hace unos días. La reciente decisión judicial puede ser impugnada dentro de los 30 días ante la Corte Suprema.

Salma Al-Chehab cuenta con 26.000 seguidores en Twitter, donde publicaba regularmente mensajes a favor de los derechos de las mujeres en el reino ultraconservador.

Ella “no creía que su actividad en Twitter pudiera causarle ningún problema”, dijo a la AFP una amiga de la joven, que pidió el anonimato. “Nos sorprendió su detención”.

Bajo el liderazgo del príncipe heredero Mohammed bin Salman, Arabia Saudí ha otorgado nuevos derechos a las mujeres, como conducir o viajar solas. Sin embargo, las ONG señalan regularmente al reino por graves violaciones de derechos humanos, incluida su represión contra disidentes políticos y activistas feministas.

El Centro del Golfo por los Derechos Humanos consideran que la sentencia es un “mensaje de amenaza e intimidación enviado por el príncipe heredero, que tiene ahora el control del país, a todos los activistas de internet, de que este es el destino que le espera a quienes usen las redes sociales”.

Las organizaciones de derechos ha denunciado reiteradamente que Arabia Saudí suele enjuiciar y condenar como terroristas a activistas, usuarios de redes sociales y críticos en general por la simple expresión pacífica de sus opiniones.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: