12 mayo, 2021

Aprende a mantener la temperatura perfecta dentro de casa durante el invierno

Lograr una temperatura agradable para estar dentro de casa durante los meses de invierno puede parecer una misión imposible. Encontrar un buen equilibrio entre la comodidad de una temperatura acogedora y el hecho de no tener que pagar grandes cantidades de dinero en las facturas es algo verdaderamente difícil de alcanzar; al menos, si no se conocían estos consejos.

Como sabemos que este es un problema que afecta a prácticamente todas las familias cuando llegan los meses de frío, en el artículo de hoy nos hemos puesto en contacto con los especialistas de instaladoraireacondicionadoterrassa.com para que nos cuenten los mejores trucos y todos sus consejos sobre este tema.

Alcanzar una temperatura agradable en casa sin pagar cantidades elevadas de dinero en la factura es algo que preocupa a todo el mundo y que, si se sabe como, en realidad se puede lograr con facilidad. Lo único que tendremos que hacer será prestar atención a estos consejos y aplicarlos de manera regular para obtener los mejores resultados en nuestra propia casa.

La temperatura del termostato

Lo primero que debemos ajustar será la temperatura del termostato. Es cierto que normalmente se dice que el termostato debe mantenerse siempre entre los 21 y los 23 grados. Lo mejor es que esto funciona tanto para la calefacción en los meses de invierno como para los aires acondicionados en los meses de verano.

Sin embargo, esta temperatura es muy relativa. Lo que sí es cierto es que, al menos con la calefacción, subir la temperatura por encima de 22 grados hará que la factura del gas o la luz se dispare desorbitadamente.

Pero es que, además, también debemos tener en cuenta dónde nos encontramos. Si estamos en un edificio, rodeados de otras viviendas que también cuentan con calefacción de gas, probablemente con colocar el termostato a 19 grados y comprar algunas mantas, lo tendremos todo arreglado para estar cómodos y calentitos.

La clave del aislamiento

Normalmente, salvo que construyamos una casa a nuestra medida, la mayoría de las familias no escogen qué tipo de aislamiento tienen en sus casas. Sin embargo, lo recomendable es, en la medida de lo posible, realizar mejoras en puertas y ventanas para evitar que entre el frío.

Aún así, si no podemos hacer obras en casa existen otros recursos sencillos y baratos: hacer uso de las persianas una vez que se haya ido el sol, correr las cortinas en todas las habitaciones, colocar alfombras en el suelo o utilizar burletes y topes de puertas para evitar tanto que entre el frío por las rendijas, como para que salga la calefacción.

Programar la calefacción según tus horarios

Uno de los trucos clave para mantener una casa caliente en invierno aprovechando al máximo la calefacción es programarla según nuestros horarios. En este sentido, mientras dormimos es mejor apagar la calefacción o mantenerla por debajo siempre de los 16 grados.

Además, si trabajamos fuera de casa o pasamos mucho tiempo el día fuera, es mejor conectar la calefacción una vez hayamos llegado a casa. Tener la calefacción enchufada para que caliente los muebles no es un buen truco para nadie.

Básicamente, hay que encender la calefacción cuando estemos en casa quietos, en el sofá o comiendo, para aumentar la sensación de confort y no malgastar la energía.

Mantener en buen estado los radiadores

Otro de los trucos imprescindibles para mantener una buena temperatura interior en nuestro hogar es realizar un mantenimiento constante de los radiadores. Uno de los principales focos de pérdida de energía y calor es tener unos radiadores en malas condiciones; por este motivo, debemos limpiarlos con asiduidad, purgarlos regularmente en caso de que lo necesiten o hacerle revisiones profesionales después de cada verano. Así, nos aseguramos que están en perfectas condiciones de cara al invierno.

Aprovechar las horas de sol

Aprovechar las horas de sol es uno de los trucos más viejos y utilizados para mantener una buena temperatura dentro de casa. Durante las horas de sol es imprescindible mantener las cortinas y las persianas abiertas, dejando que entre la luz y que el calor del sol dé directamente sobre los muebles o el suelo.

En este sentido, lo más recomendable es tener las ventanas bien limpias por dentro y por fuera, de manera que el sol pueda entrar perfectamente por la ventana y calentar toda la casa.

Mantener a raya la humedad

Finalmente, el último consejo para mantener una buena temperatura dentro de casa es mantener muy a raya la humedad. En los sitios de costa y en las zonas de interior húmedas o donde llueve mucho es necesario controlar este elemento, ya que hará que sintamos mucho más frío dentro de casa.

Para evitar la humedad en casa y aumentar la sensación térmica es importante ventilar todos los días y dejar que el sol entre al interior de la casa. Además, también es importante hacerse con un deshumidificador y enchufarlo cada día un par de horas, de manera que vaya absorbiendo la humedad que haya por la casa.