19 septiembre, 2020

Alquiler de viviendas: Si buscas piso, sigue esta guía de recomendaciones

Alquiler de viviendas
Para encontrar un buen piso de alquiler, primero hay que analizar diversas variables.
R@MBLA

¿En busca de nueva vivienda? La opción de buscar alquiler de viviendas puede ser una tarea más o menos fácil y debes tener claras algunas cuestiones sobre cómo buscar. Puedes ser de los que se recorren las calles levantando la mirada para atisbar carteles de “se alquila” o de los que pregunta a Google, pero es fundamental que sigas las recomendaciones de los profesionales del sector inmobiliario especializados.

Tal es el caso de Testa Residencial, empresa líder en alquiler de viviendas, que hoy nos da las claves para encontrar el alquiler que más se ajuste a lo que buscamos, con la mejor relación calidad-precio e invirtiendo el menor tiempo y esfuerzo posibles.

Guía de recomendaciones para el alquiler de viviendas

Lo primero de todo, antes de emprender la búsqueda de alquiler, Testa Residencial recomienda pararse a pensar: analizar nuestra situación y aspiraciones personales a medio plazo. Una vez lo tengamos claro, lo mejor, seguir esta guía de recomendaciones:

¿En qué zona quiero vivir? ¿En qué tipo de vivienda?

Según Testa Residencial, decidir la zona en la que quieres buscar alquiler de vivienda, probablemente dependa de factores como la edad, situación familiar, localización de nuestro lugar de trabajo, gustos, costumbres…

Generalmente, las personas más jóvenes y sin hijos suelen preferir zonas céntricas. La cosa cambia cuando la familia crece. En esos casos, solemos decantarnos por zonas de alquiler de viviendas en áreas más residenciales.

Una vez decidida la zona, la recomendación es indagar. Infórmate sobre los servicios públicos de los que dispone, las conexiones de transporte, el nivel de tráfico, establecimientos comerciales, zonas de recreo y ocio, etcétera.

Importante también para muchos: calcular la distancia a nuestro lugar de trabajo. Según la experiencia de Testa Residencial, para muchas personas, vivir cerca del trabajo es un factor determinante en cuanto a calidad de vida.

Y teniendo ya en mente la zona por la que nos gustaría movernos, toca analizar el tipo de vivienda que queremos para nuestro hogar. Aquí entran en juego nuestros deseos y necesidades, pero siempre teniendo en cuenta nuestro presupuesto. Dimensión del inmueble, número de estancias, distribución, equipamiento de cocina y baños, terraza, muebles, plaza de aparcamiento o piscina suelen ser factores relevantes en la decisión, según Testa Residencial.

¡Arranca la búsqueda!

Toca arrancar la búsqueda de alquiler de vivienda. Internet nos abre un amplio horizonte de búsqueda de forma rápida y cómoda. Son muchos los tipos de sitios web dedicados a la oferta de alquiler de viviendas. Desde portales tipo Fotocasa, hasta páginas de inmobiliarias. También, webs de compañías inmobiliarias con parque de inmuebles en propiedad y que destinan al alquiler de viviendas, como es el caso de Testa Residencial. Consúltalas para ver qué opciones de alquiler hay en ese momento en el mercado. Importante: filtra bien la búsqueda: ciudad, barrio, tipo de vivienda, número de habitaciones… Y ten en cuenta también la antigüedad y estado tanto del inmueble como de la finca.

Analiza todas las opciones y compáralas. Uno de los mejores criterios para este análisis: la relación calidad-precio, según Testa Residencial. Eso sí, teniendo siempre presente tu presupuesto. En general, lo más recomendable es que el precio del alquiler de viviendas no sea superior al 40 por ciento del total de los ingresos del inquilino.

El momento de contactar

Una vez has buscado y comparado online, quédate con las tres o cuatro opciones que más te encajan conforme al análisis realizado y contacta con el arrendador o con la empresa intermediaria vía llamada de teléfono o escribiendo un correo electrónico.

En este primer contacto, según Testa Residencial, lo más importante es que plantees todo lo que necesites o desees saber, tanto sobre la vivienda, como sobre las condiciones del arrendamiento. De igual modo, ten en cuenta que ‘del otro lado’ también te plantearán preguntas. Tanto si contactas directamente con el arrendador, como si lo haces con un profesional que intermedie, ellos también te evaluarán. Un contrato es ‘una relación de dos’.

La visita al inmueble

Si en el primer contacto telefónico o digital os ‘encajáis’, agendad una visita al inmueble. Durante la misma, fíjate en todos los detalles y pregunta cuanto sea necesario. Asimismo, desde Testa Residencial recomiendan aprovechar el trayecto para fijarnos también en detalles del vecindario y de la zona y alrededores donde se ubica la vivienda.

Llega el momento de decidir

Visitadas varias opciones de alquiler de viviendas, llega el momento de tomar la decisión. Analízala como se merece. Es una decisión importante tanto para tu modo de vida como para tu economía. Para tomarla, ten en cuenta las condiciones contractuales, atendiendo a todas las cláusulas del contrato. Y que en ellas quede muy claro también quién se hace cargo de los seguros.

Evalúa bien la decisión. El arrendador también lo hará, analizando, entre otras cuestiones, factores como tu solvencia económica. Tu futuro casero querrá asegurarse en la medida de lo posible que podrás afrontar los pagos del alquiler, para lo que quizá te solicite algún aval o garantía.

Para calcular esta solvencia, los arrendadores, en general, suelen confirmar si el interesado en el alquiler de viviendas figura en ficheros tipo ASNEF, en los que se refleja si carga con deudas.

Asimismo, según Testa Residencial, también, lo más habitual es que al inquilino se le solicite documentación relativa a su nivel de ingresos, así como a la estabilidad de los mismos: tipo de contrato y últimas nóminas, en el caso de trabajadores asalariados; última declaración de la renta (modelo 100), del IRPF y del IVA de los últimos trimestres, en el caso de trabajadores autónomos y empresarios.

Además, hay que tener en cuenta que también habrá que depositar una fianza, como mínimo – según establece la ley-, equivalente a una mensualidad, así como que suele ser habitual el hecho de que el arrendador solicite por adelantado el pago de dos meses de alquiler.

La firma del contrato

Con todo ello, si arrendador y arrendatario están de acuerdo, solo queda firmar el contrato. Para ello se te solicitarán tus datos personales y documento de identidad (DNI, NIE o pasaporte).

Y una vez firmado el contrato, la última recomendación de Testa Residencial para el ya oficialmente inquilino es: disfrutar de su nuevo hogar.

Puede que te hayas perdido

Real Time Web Analytics