Al menos 78 personas han muerto este miércoles al hundirse un pesquero que llevaba centenares de migrantes a bordo en el mar Jónico, en las costas de El Peloponeso, en Grecia. La Guardia Costera griega advierte que el número de víctimas puede aumentar.

Hasta la ahora se han podido rescatar 106 personas, que tenían hipotermia. A cuatro de ellas las han trasladado en helicóptero al hospital de la ciudad de Kalamata, a unos 250 kilómetros al suroeste de Atenas.

En el puerto de Kalamata hay servicios de asistencia de Protección Civil y la Cruz Roja griega para acoger a los supervivientes.

La embarcación, que partió del este de Libia con destino a Italia, se ha hundido esta madrugada en el suroeste de la península del Peloponeso tras volcar, según han informado las autoridades marítimas griegas.

La Guardia Costera ha desplegado una operación de búsqueda y rescate en la que participan 10 embarcaciones, una fragata de la Armada, un helicóptero y un dron de Frontex, la agencia de fronteras de la Unión Europea (UE).

Según los medios locales, entre 400 y 500 personas de nacionalidades diversas podían ir al barco, de unos 30 metros de eslora.

La presidenta griega, Ekaterini Sakellaropoulou, se ha trasladado a Kalamata para informarse sobre los hechos.

De Libia a Italia, corredor de refugiados

El martes al mediodía, un avión de Frontex y dos barcos que pasaron por la zona informaron de la presencia de un pesquero navegando en aguas internacionales en el sur de la península griega. Llevaba un gran número de personas a bordo, pero no pidió asistencia, según un comunicado emitido por la Guardia Costera.

Por la tarde, una embarcación de los guardacostas se acercó al barco para ofrecer asistencia, ya que vio a una gente en la cubierta exterior. Según el comunicado, los que estaban a bordo rechazaron la ayuda y «expresaron el deseo de continuar el viaje hacia Italia».

«En consecutivas llamadas de teléfono de la sala de operaciones para ofrecer ayuda al barco, se recibió una respuesta negativa. Durante la tarde, un barco de la Guardia Costera se acercó a la embarcación para darles alimentos, si bien rechazaron los suministros y cualquier otra asistencia.»

El comunicado dice que la nave guardacostas se mantuvo cerca mientras el pesquero seguía su curso. En la madrugada, sigue el comunicado, el pesquero ha volcado y se ha hundido a 47 millas náuticas –87 kilómetros– al suroeste de Pylos, en el Peloponeso.

La Guardia Costera también destaca que «ninguna de las personas rescatadas disponía de material de salvamento, como un chaleco salvavidas».

Hace años que las redes de traficantes de personas usan embarcaciones grandes, como veleros y pesqueros, para dirigirse desde Turquía o Libia al sur de la Italia continental, desde donde los migrantes y refugiados tienen un acceso más fácil a los países de Europa Central.

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: