Según el periódico argelino «La Patrie News», la deslealtad del Gobierno español hacia el pueblo saharaui ha sido posible presuntamente gracias a un multimillonario concierto entre la «Fundación Instituto de Empresa», que dirige la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez y el “primer centro de liderazgo en Marruecos”, APD Maroc.

Con el término el «Majzen» se conoce en Marruecos y en todo el norte de África, a la élite dirigente marroquí, que rodea al rey y que está integrada por su familia y allegados, por terratenientes marroquíes, hombres de negocios, líderes tribales, altos mandos del Ejército y otros sectores influyentes del Reino de Marruecos que constituyen, en realidad, lo que aquí denominaríamos como el poder fáctico, que rige, sin réplica alguna, todos los órdenes de la vida social, económica y política de ese país.

Pues bien, utilizando justamente ese concepto, el periódico argelino «La Patrie News», en su edición del pasado viernes 29 de abril, en una crónica rubricada por Mehdi Gayeb, atribuía a la esposa de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, estar beneficiándose económicamente, como directora de la «Fundación Instituto de Empresa», de suculentos beneficios percibidos a través de la formación de altos funcionarios marroquíes en la institución que dirige.

A continuación reproducimos íntegramente el artículo del periódico argelino:

La esposa de Pedro Sánchez se benefició de un jugoso trato a cambio de la traición a la causa saharaui [La Patrie News]

Conocemos al Makhzen que desempeña a la vez los papeles de corrupto y corruptor. El famoso hotel de lujo Mamounia es utilizado, por ejemplo, para atrapar a los políticos franceses y de otras nacionalidades, ofreciéndoles estancias de lujo antes de que sean filmados sin su conocimiento, en situaciones humillantes o comprometedoras.

Ahora, parece descubrirse que el origen de la traición de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, a la causa saharaui está comprendido también en este «modus operandi» característico de Rabat. Begoña Gómez, la esposa de Pedro

Sánchez es igualmente directora de la «Fundación Instituto de Empresa» (IE). Se trata, no obstante, de un «juego de manos», tan amplia y públicamente conocido como son los ingresos generados por las funciones que desempeña esta señora, entre cuyas actividades se encuentra la formación de altos funcionarios marroquíes.

Maniobra sutil y maquiavélica

Desde el momento que conocimos la existencia de esa institución, pudimos entender mejor de donde sacó Pedro Sánchez el arrojo para enfrentarse a toda España, a Argelia y a la RASD, para defender su venal traición.

Sin poner un centavo directamente en su bolsillo, Pedro Sánchez ganará millones de euros, gracias a los mercados que esas actividades son susceptibles de crear en el futuro. De momento, el «Centro África», un núcleo institucional directamente dependiente de la «Fundación Instituto de Empresa» (IE), de cuya dirección se encarga la esposa Sánchez, Begoña Gómez, tiene múltiples motivos para estar contenta con el acuerdo suscrito por el gobierno español con el de Marruecos, ya que ese evento permitirá el abanico de posibilidades de multiplicar la formación de empresarios y directivos, gracias a su asociación con «APD Maroc», un centro marroquí de formación de altos directivos.

Las puertas del negocio, pues, están abiertas de par en par en Marruecos de la mano de la Sra. Gómez y su desleal esposo. La «APD Maroc», se autodefine como el “primer centro de liderazgo en Marruecos». Su misión consiste en «asegurar la marcha de la Economía a través de la formación de los altos directivos”, según subraya su documentación programática. Hay que tener en cuenta que «APD Maroc» ha organizado la friolera de más de 220 eventos, que han contado con la asistencia de más de 2.000 altos directivos.

Se trata nada más y nada menos que de todo un crisol de magníficos contactos directos y posibilidades, que abrirán las puertas a suculentos negocios, a la diplomacia y a todos aquellos que tengan la brillante idea de formarse a través de esa institución. «APD Maroc» es, según reza su lema, una “Asociación sin ánimo de lucro de derecho marroquí” que agrupa a los líderes de las más variadas y prestigiosas empresas del Reino de Marruecos. Esto no puede significar otra cosa que un «negocio mafioso», que ha valido la pena para la familia de Sánchez. Sin embargo, no resultará lo mismo para la España disgustada por la deslealtad de Sánchez, ni tampoco para su partido, el PSOE, cuyas consecuencias no podrán ser otras que las de un duro despertar.

*Puede leer el artículo de Mehdi Gayeb en su versión original en este enlace.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: