El pasado jueves, 7 de abril, por la tarde, activistas de la campaña Banca Armada organizaron en Barcelona una acción de visibilización y sensibilización para denunciar también en la calle cómo las entidades financieras se benefician del negocio de la guerra.

Las activistas representaron un grupo de personas refugiadas que huyen de su país de origen en busca de paz y de oportunidades de futuro. Con el objetivo de denunciar las graves crisis humanitarias que ocurren como consecuencia de los conflictos armados, durante lo que llamaron el «recorrido de la vergüenza», pasaron por sucursales de las cuatro entidades bancarias que más financian la industria armamentística (Banco Sabadell, BBVA, CaixaBank y Banco Santander), y en cada una de ellas leyeron discursos en los que se incidía en las inversiones de cada entidad con empresas que fabrican armas nucleares.

Santander, que lidera el ranking de bancos españoles que más invierten en la industria de las armas, también figura entre los 10 bancos europeos que más invierten en empresas que producen armamento nuclear. En el período 2019-2021 ha invertido más de 5.467 millones de euros en empresas armamentistas, entre las cuales 8 empresas que fabrican las ya prohibidas armas nucleares, lo que supone un incremento del 174% respecto al período anterior, y más de 123 millones en empresas que se benefician de la militarización de fronteras.

Le sigue en el Top 10 de la Banca Armada española el BBVA con más de 5.421 millones invertidos en el negocio de la guerra, donde también encontramos 7 empresas que producen armamento nuclear (5.344 millones) y empresas armamentistas y de seguridad (116 millones) beneficiarias de los principales contratos para el mantenimiento de la Europa Fortaleza, que vulnera sistemáticamente los derechos de las personas refugiadas y migradas

También destaca el Banco Sabadell, con inversiones de más de 46 millones de euros en diferentes empresas controvertidas, entre las cuales también encontramos fabricantes de armamento nuclear (29 millones) y otras dedicadas a la seguridad fronteriza (17 millones).

Durante la acción de calle también se mencionó a empresas Marca España como Indra y Maxam, de las que los activistas destacaron: «Estos días, MAXAM ha sido noticia por ser citada por Zelenski, el presidente de Ucrania por, supuestamente, continuar haciendo negocios en Rusia. Según declaraciones de José Manuel Vargas, su presidente, parece que el gobierno ruso ha confiscado las instalaciones de MAXAM. MAXAM sigue haciendo negocio allá dónde puede y fabricando explosivos militares a través de su empresa EXPAL que pueden acabar siendo utilizadas en conflictos armados, de los que huyen millones de personas».

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: