La directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban, ha reconocido que agentes del CNI espiaron 18 personas, todas con una autorización del Tribunal Supremo. La cifra queda muy lejos de los 65 nombres que aparecían en la investigación de Citizen Lab publicada el 18 de abril.

En una comparecencia a puerta cerrada de la comisión de secretos oficiales, y rodeada de mucha expectación, Esteban llevaba un documento donde había algunas partes tachadas en negro. La directora del CNI no ha concretado si el espionaje se llevó a cabo con el sistema Pegasus.

Los miembros de la comisión de secretos oficiales no pueden explicar nada de lo que se ha tratado. Pero han transcendido los nombres de algunos de los espiados a través de un método curioso: a la salida de los diputados, los periodistas preguntaban nombres y, según si miraban al techo o al suelo, se podía adivinar si aquella persona estaba en la lista.

Estos son algunos de los nombres confirmados de personas espiadas por el CNI:

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat

Pere Aragonès fue espiado cuando era vicepresidente y consejero de Economía en el gobierno de Quim Torra. El aval judicial para espiar Aragonés es del año 2019.

Aragonés era uno de los nombres que aparecían en la investigación de Citizen Lab sobre los independentistas espiados con el software Pegasus. El software se habría instalado en el teléfono de Aragonès en enero de 2020, cuando clicó un enlace de un mensaje con la palabra “vanguardia” en el encabezamiento y el texto en minúsculas y sin acentos “cronica y claves negociacion ERC-PSOE”.

Horas después de la comparecencia de Paz Esteban, Aragonés ha exigido que se haga pública la autorización judicial para espiarlo a él y a otros independentistas. Según el presidente de la Generalitat, los hechos suponen “una vulneración flagrante de los derechos a la intimidad, de participación política e institucional”.

Este miércoles, el día antes de la comparecencia de la directora del CNI, Aragonés acusó a Pedro Sánchez de “dinamitar” la vía del diálogo con la gestión que está haciendo el gobierno español del escándalo del espionaje.

Josep Lluís Alay, jefe de la oficina de Carles Puigdemont

Josep Lluís Alay es una de las personas clave del entorno de Carles Puigdemont. Jefe de la oficina del 130.º presidente de la Generalitat, a Alay se le ha vinculado con los contactos con Rusia.

Según publicó The New York Times, el jefe de la oficina de Puigdemont se reunió con personas próximas a los servicios de inteligencia rusos y ex espías del país. En una entrevista a la CCMA, Alay aseguró que estos contactos fueron para preparar conferencias y entrevistas de Puigdemont con el objetivo de explicar la causa independentista.

Alay está pendiente de juicio por supuesta malversación y prevaricación por el viaje que hizo en 2018 a Nueva Caledonia para poder seguir el referéndum de independencia. La defensa de Alay alega que, como jefe de la oficina de Puigdemont, no administraba fondos públicos y, por lo tanto, no podía decidir pagar el viaje con dinero público.

Carles Riera, diputado de la CUP

Diputado en el Parlamento desde octubre de 2016, Carles Riera es un histórico del independentismo de izquierdas. Presidió el CIEMEN, fue director de la Fundació Randa Lluís Maria Xirinacs y milita en Edavant, una de las organizaciones que forman parte de la CUP. Sociólogo y psicoterapeuta, fue miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial.

Este lunes, el abogado Benet Salellas presentó una querella por el Catalangate en nombre de los cupaires Carles Riera, Albert Botran y David Fernàndez.

Marcel Mauri, exvicepresidente de Òmnium

Marcel Mauri es licenciado en Historia y doctor en Periodismo y actualmente es profesor del Departamento de Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra. Durante los años en que Jordi Cuixart estuvo encarcelado, Marcel Mauri se convirtió en la cara visible de Òmnium Cultural.

Vicepresidente de la entidad soberanista durante más de cuatro años, dejó la junta directiva de Òmnium a principios de año, cuando Xavier Antich cogió el relevo de Jordi Cuixart.

Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC

Elisenda Paluzie es presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) desde marzo de 2018, en sustitución de Jordi Sànchez, entonces en prisión. El junio de 2020 fue reelegida. Catedrática de Economía en la Universitat de Barcelona, estudió en la UB, la London School of Economics, la École des Ponts ParisTech y la Universidad de Yale. El año 2009 se convirtió en la primera decana de la Facultad de Economía de la UB. Entre el 2008 y el 2012 fue militante de ERC.

Gonzalo Boye, abogado

Si bien el nombre del abogado de Carles Puigdemont, Gonzalo Boye, parece no haber salido en la comisión de secretos oficiales, el portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podamos en el Congreso, Jaume Asens, ha revelado que Boye está en la lista de personas espiadas con autorización del Tribunal Supremo.

Asens ha atribuido la responsabilidad del espionaje con Pegasus más bien al área del Ministerio de Defensa, en vez de al de Presidencia. Además, se ha mostrado convencido que pronto habrá dimisiones.

La autorización para el espionaje

¿Puede espiar el CNI? Sí, pero es un espionaje que está regulado por ley. El espionaje vulnera un derecho fundamental, el que garantiza el secreto de las comunicaciones, de forma que solo se puede hacer con una autorización judicial previa.

Esta autorización la da un solo juez del Tribunal Supremo y, si no está, un único sustituto. El permiso es para un máximo de tres meses, que se pueden prorrogar. Solo cuando tiene esta autorización, el CNI puede empezar a pinchar teléfonos.

Los datos que se obtienen con este espionaje se clasifican como secretos, pero los servicios de inteligencia tienen que informar el gobierno español. Estos secretos oficiales no se desclasifican nunca.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: