Sin contemplaciones. Así ha actuado la juez instructora de la presunta agresión sexual del exjugador del FC Barcelona a una joven en la discoteca Sutton de la Ciudad Condal el pasado 30 de diciembre. La magistrada ha acordado el ingreso en prisión sin fianza para el jugador internacional brasileño.

La titular del juzgado de instrucción número 15 de Barcelona ha aceptado la petición de la Fiscalía y la acusación particular ejercida por la denunciante y ha enviado a prisión al futbolista. Con esta decisión, la jueza ha adoptado la medida cautelar que había pedido la Fiscalía cuando el jugador ha pasado a disposición judicial tras declarar en la comisaría de Les Corts de los Mossos d’Esquadra, donde ha quedado detenido.

Los hechos sucedieron la noche del 30 de diciembre en la discoteca de Barcelona, donde el futbolista presuntamente agredió sexualmente a la joven de 23 años.

Alves había sido detenido esta mañana en Barcelona por los Mossos d’Esquadra, que tras tomarle declaración en la comisaría lo han llevado a los juzgados, después de que viajara a España desde México, donde reside actualmente porque juega como futbolista en los Pumas.

El futbolista estaba siendo investigado a raíz de la denuncia que presentó contra él una mujer que mantiene que Alves la violó vaginalmente, empleando para ello el uso de la fuerza, en un baño privado situado en un reservado de la discoteca Sutton de Barcelona, en la que ambos coincidieron la noche del 30 al 31 de diciembre pasados.

Ante la jueza, que le ha tomado declaración esta mañana, el futbolista ha negado la agresión sexual que se le imputa, pero la instructora considera que su relato incurre en contradicciones con el resultado de la investigación llevada a cabo por los Mossos d’Esquadra y los indicios recabados en el lugar de los hechos.

De hecho, desde que el pasado 2 de enero la víctima presentó su denuncia, la policía catalana ha interrogado a varios testigos, entre ellos personal de seguridad del local, ha visionado las imágenes de las cámaras de seguridad de la discoteca y ha recogido muestras en el lugar de los hechos.

Todas esas diligencias, unido al examen forense que se practicó a la denunciante cuando fue atendida en el Hospital Clínic de Barcelona, llevan a la jueza a la conclusión de que existen suficientes indicios de que Alves cometió la agresión sexual.

Y, para ello, la instructora ha tenido también en cuenta la declaración «contundente» y «persistente» de la víctima, quien este viernes también ha prestado declaración ante la jueza y se ha ratificado en la denuncia que presentó en comisaría, en todos los extremos.

Por todo ello, la jueza ha acordado prisión provisional para el detenido, al apreciar que presenta riesgo de fuga y de sustraerse de la acción judicial, teniendo en cuenta su capacidad económica, que reside en el extranjero y que tiene doble nacionalidad, brasileña y española.

En ese sentido, razona la magistrada que Brasil no tiene convenios de extradición con España, lo que incrementa el riesgo de que el deportista intente huir de la justicia española y refugiarse en su país de origen.

Tras esperar la resolución judicial en los calabozos de la Ciudad de la Justicia, el exjugador del Barça ha ingresado esta tarde en la cárcel Brians 1 de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona).

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: