La fiscalía pide dos años de prisión para un hombre que acosó a una familia marroquí que vivía en el piso de debajo de su casa, en Barcelona. El hombre, a causa del origen de los vecinos, les trató de hacer la vida imposible con gritos, ruidos, insultos racistas y lanzamiento de objetos a su terraza. Vivían en un bloque propiedad del Ayuntamiento de Barcelona que destina los pisos a personas en situación de vulnerabilidad por razón de edad o discapacidad, según ha revelado la ACN. El acusado, J.E.J.G., vive justo en el piso de arriba de una familia marroquí formada por un hombre de 77 años, su esposa, enferma de cáncer, y su hija, con una discapacidad mental severa. Esta familia accedió al piso en abril de 2019.

Según el ministerio público, desde entonces y hasta al menos noviembre de 2020, el acusado, «movido por su animadversión al origen marroquí de esta familia, los ha sometido con una frecuencia prácticamente diaria a una situación de insoportable fustigación, efectuando de forma continuada, tanto en horas diurnas como de madrugada, ruidos molestos a base de golpes». También lanzó a la terraza de la familia vecina lejía y salfumán, basura, restos de comida, en algún caso cerdo, animal impuro para los musulmanes, excrementos, agua sucia y objetos de cristal.

Igualmente, les mostró objetos contundentes para atemorizarlos, y colocaba carteles difamatorios diciéndoles que eran unos «maltratadores», insultos xenófobos y otros. Al padre de familia le decía «moro de mierda, vete a tu país tú y tu familia». Esta actitud también se proyectaba contra algunas trabajadoras del Ayuntamiento de Barcelona que atendían a la familia marroquí. El 20 de octubre de 2020, el hombre le dijo a una de las trabajadoras, nacida en México, «sudaca de mierda, puta», cuando esta le recriminó haber lanzado salfumán a la terraza de los vecinos.

A causa de la situación, la familia llamó en diversas ocasiones a la Guardia Urbana y ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona un cambio de domicilio. Por todo ello, la fiscalía le acusa de tres delitos de acoso con el agravante de discriminación, y le pide dos años de prisión, la prohibición de comunicación o aproximación a las víctimas durante tres años más y 6.000 euros de indemnización a la familia, además del coste de reparación de los desperfectos del piso.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.