25 julio, 2021

62 growshops registrados en Barcelona en el marco de la operación «Cáñamo»

La Guardia Urbana de Barcelona ha realizado durante las últimas dos semanas una extensa investigación en hasta 62 establecimientos especializados en la venta de productos y asesoramiento sobre actividades relacionadas con el cannabis. Estos negocios, denominados growshops son completamente legales, pero en ocasiones esconden prácticas no del todo lícitas que son las que han investigado los agentes.

Durante los últimos años, según la propia Guardia Urbana, estos locales han ampliado de una forma sustancial, no solo sus ventas, sino también el abanico de productos y servicios que ofrecen a sus clientes: desde asesoramiento para cultivos domésticos, pasando por material como filtros o lámparas leds y, por supuesto, un gran surtido de semillas de marihuana, cuya venta está permitida por la legislación actual.

El dispositivo, denominado Operación Cáñamo, ha finalizado con la intervención de 15 Kg. de marihuana. Además, se inmovilizaron cerca de 2 millones de semillas por no encontrarse debidamente etiquetadas e identificadas, además de otro millar de artículos variados que no cumplían con las normativas de seguridad alimentaria o los criterios técnicos reglamentarios.

También, según fuentes de la investigación, se detectaron otras 199 infracciones administrativas y se abrieron dos diligencias penales por delitos contra la salud pública.

Growshops, un sector en auge

A pesar de este tipo de intervenciones, que suelen organizarse de manera habitual debido a la propia tipología del negocio y a su control necesario, no resulta habitual una incautación de estas características.

Los comerciantes indican que siempre tratan de cumplir estrictamente la legalidad vigente y que son los primeros interesados en proteger a sus clientes de las malas prácticas. Ejemplo de ello es el crecimiento del negocio, cuyas ventas se prevé, superen en un 50% las que el sector registraba en 2019, antes de que la pandemia cerrara todos los negocios.

El número de tiendas dedicadas al cannabis, tanto de forma presencial como online, donde su auge es aún mayor, sigue creciendo y se espera que esto sea una constante a medida que los gobiernos europeos sigan regulando la venta de productos derivados de la marihuana.