El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica una licitación del pasado 3 de septiembre, por valor de 1,2 millones de euros, para el “suministro de terminales móviles, sistema de gestión de dispositivos y servicios asociados”. ¿El motivo? Un problema con las actualizaciones. Según consta en el pliego de prescripciones técnicas, los dispositivos utilizados en la actualidad son iPhone 8, con 256 GB de capacidad. Estos terminales aparecieron en el mercado en el año 2017, por lo que todo apunta a que “a partir de 2023 podrían dejar de recibir actualizaciones, lo que puede suponer un problema para la seguridad de los dispositivos”. Y lo mismo ocurriría con aquellos dispositivos con sistema operativo Android, en su mayoría de la marca Samsung y adquiridos en 2018. Además, se especifica que los móviles tendrán GPU de 5 núcleos, que solo pueden corresponder al iPhone 13 Pro, el último modelo de la marca que la compañía estadounidense vende por 1.509 euros en su tienda oficial.

En este sentido, la oferta de licitación (1.232.734,69 euros con impuestos) establece dos perfiles, en función del móvil que se requiera. En el caso de los dispositivos de “perfil 1” (iPhone), estos tendrán que ser de última generación, dotados con cargador, cable de conexión correspondiente, auriculares con cable, y una funda transparente de protección. El Congreso requiere 550 terminales, todos ellos libres de operadora y de gama alta, con un sistema operativo IOS 15 o superior, 512 GB de capacidad, reconocimiento facial, geolocalización, pantalla OLED de 6,06 pulgadas… una serie de características muy concretas que coincidirían con el iPhone 13, valorado en un mínimo de 1.259 euros (según la tienda oficial de Apple).

Por su parte, los 275 terminales de “perfil 2” licitados en el contrato, tendrán que contar con un sistema operativo Android 12 o superior, un procesador Exynos 1280, 128 GB de memoria interna, cámara frontal, Pantalla OLED o AMOLED de un mínimo de 6,1 pulgadas, compatibilidad con Google Pay y Samsung Pay, Grabación de vídeo en 4K… y un sinfín de especificaciones compatibles con el Samsung Galaxy A53, valorado en 409 euros.

Teléfonos con seguro y con asistencia

En la licitación, el Congreso reclama que quienes concurran a la oferta deberán asegurar también un soporte técnico durante dos años «en horario de 9 a 18 horas, de lunes a viernes laborables, para la reparación de averías o daños no cubiertos por la garantía, que deberá comprender la retirada y entrega de los terminales en las instalaciones del Congreso y la reparación o sustitución en caso de avería (por otro nuevo o reacondicionado en perfectas condiciones de uso y sin daños estéticos).

Finalmente, incluye la contratación de cinco personas durante 15 días laborables, en jornada de 8 horas. Estas jornadas “podrán realizarse de forma discontinua, de común acuerdo entre la empresa adjudicataria y el Congreso de los Diputados, con el fin de coincidir preferentemente con los días en que se celebran reuniones en la Cámara.

Teniendo en cuenta que muchos de estos dispositivos se usan en sesiones parlamentarias para jugar al Candy Crush, abusar de los selfis cursis e idiotas o simplemente para tuitear gilipolleces, y sabiendo los sueldos que perciben sus 350 señorías -e incontables asesores-, ¿nadie ha pensado en que se lo paguen ellos?. Poco nos pasa.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: