Los servicios de la Generalitat han atendido a un total de 223 menores provenientes de Ucrania, de los que un 60 % son niños. Estas cifras pertenecen al período que va desde el inicio de la guerra, el pasado 24 de febrero, hasta el 8 de abril. Solo durante el pasado mes de marzo, fueron 170 los menores ucranianos que llegaron a Cataluña, según datos de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia de la Generalitat, DGAIA.

El hecho de que estos menores lleguen solos no significa que no tengan familiares aquí en Cataluña, ya que una quinta parte de ellos, el 21%, han sido acogidos de forma provisional por su familia extensa, es decir, tíos u otros familiares.

Otro 55 % ha sido acogido de forma provisional en una familia ajena, que se ha ofrecido para atenderles, y el 24 % de los menores han debido ir a un centro residencial.

Desde el inicio del conflicto y hasta el día 29 de marzo han sido atendidos en Cataluña 190 menores ucranianos, de los que un 5,4 % han llegado solos, otro 15,8 % lo han hecho ayudados por un ayuntamiento catalán, el cuerpo consular de su país, los Mossos d’Esquadra o los servicios sociales. Por su parte, la mayoría, el 78,8 %, han sido acompañados hasta Cataluña por una ONG.

La mayor parte, un 73,4 %, han sido atendidos por los servicios territoriales de Derechos Sociales de las comarcas de Barcelona, mientras que un 9,9% fueron seguidos por los servicios de Lleida, un 6,9% por los de Tarragona, un 5,4% por los de Barcelona ciudad, el 2,5% por los de las Terres de l’Ebre y, finalmente, el 1,5% por los de Girona.

La mayoría tienen más de diez años, pero también han llegado varios de 5 años, según los datos de la DGAIA.

Aunque el gran grueso de menores solos procede de Ucrania por la invasión de Rusia a aquel país, también han continuado llegando a Cataluña, niños y jóvenes menores de otros países del África subsahariana y Marruecos, como en años anteriores.

En total, el pasado mes de marzo llegaron a Cataluña 332 menores, que fueron atendidos por la DGAIA. Esta cifra es la más alta registrada en un mes de marzo desde el año 2017 y se atribuye, principalmente, a la situación de guerra que se vive en Ucrania, señalan los datos de la Generalitat.

Así, el porcentaje de niños y jóvenes emigrados según su procedencia corresponde en primer lugar a Ucrania, con el 51,2 %, seguido de los países subsaharianos, con el 27,7 %, y Marruecos, con el 11,1 %. Otro 3 % son menores que vienen desde otros países del Magreb y un 1,2% tienen una nacionalidad de la que no se ha informado.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: